BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / EL PAPEL DE LA MUJER EN LAS AULAS DE CLASE

EL PAPEL DE LA MUJER EN LAS AULAS DE CLASE

La situación de la mujer como tema de estudio y su reconocimiento frente a la sociedad merecen toda la atención tanto en la parte académica como en la parte social, al respecto puede decirse que existen muchas razones por las cuales hablar y defender el papel de la mujer en cualquier escenario bien sea político, publico, educacional o económico, defender los procesos levantados por ellas es una tarea que como docentes nos compromete socialmente.

Caputto (2008) afirma que: La sociedad colombiana, a través del tiempo, permaneció dividida entre las actividades propias de los hombres y las que corresponden a las mujeres. En esta división, el poder siempre fue más asequible para el hombre en todas las esferas: social, económica, política y familiar. De este modo, se opacó generalmente la función de la mujer.

En este orden de ideas en mi experiencia dentro de las aulas de clase he podido notar que las iniciativas de las estudiantes no son valoradas, en varias ocasiones donde se ha requerido ideas para fortalecer los eventos institucionales como por ejemplo elección de representante de curso, izada de bandera, jornadas lúdicas, etc. Es notable el liderazgo de un grupo de estudiantes propositivas que reiteradamente se han visto menospreciadas por sus compañeros los cuales han prestado poca atención y en alguna ocasión han respondido hasta con burlas a las ideas propuestas por ellas. En sí, se trata de explicar y ejemplificar las acciones y la representación de la mujer, idea que no busca revictimizarlas sino construir un espacio donde sus opiniones y acciones sean reconocidas y valoradas.

Partimos de un hecho fundamental para comprender la situación de la mujer y es que a ella se le han quitados derechos empezando por no tener la capacidad de reconocer su protagonismo en los acontecimientos que han marcado la historia de la humanidad, la educación tradicional sumada a los preceptos religiosos manifiesta un sinnúmero de hechos donde la mujer es responsable de acciones que traen consigo consecuencias negativas. Al buscar la relación que tiene el tema del autoconcepto en las mujeres bien podemos ligar la problemática desde el mal llamado descubrimiento de América, no quiere decir que antes no haya existido un sometimiento y una especie de discriminación sin embargo prevalece por que se estudia la realidad desde los nuevos territorios como ejemplo de dominación.

Ilich (1982) plantea que el proceso de colonialismo trajo consigo un discurso de poder que elimino la figura y el papel de la mujer equiparándola solo a situaciones superficiales que no aportaban grandes cambios ni históricos ni sociales, según la historia tradicional, ese discurso hegemónico sumado a la ideología religiosa generó un ambiente poco amable para las mujeres tildándolas sobre todo de brujas, usurpadoras, hechiceras y fue ahí mismo, gracias a ese tipo de historia se le empezaron a prohibir derechos y privilegios.

Teniendo en cuenta lo anterior, también se hace necesario e importante decir que el papel del educador debería centrarse en las necesidades que tiene su población y en el quehacer frente a los y las estudiantes, esta tarea bien puede realizarse a través de deslegitimar y revelar la verdad del papel que desempeñaron las mujeres en los grandes acontecimientos que finalmente le otorgaron al hombre la cotidianidad de la vida moderna y la conformación de las familias. Se trata entonces, no de sobrevalorar la imagen del ser mujer sino de rescatar lo que se ha perdido con el tiempo gracias al desconocimiento colectivo el autoconcepto de las mujeres en la vida pública, así mismo significa elevar la categoría de las personas que al igual que nosotros han sufrido desprecio y desprestigio, significa también acuñar el sentido de los derechos y velar por los beneficios que se nos han otorgado, el reto de hoy en día es crecer como personas reconociendo la importancia tanto de hombres como mujeres para crear una sociedad en paz y justa, precisamente sin exclusión ni discriminaciones.

“El reconocimiento de las ideas no debe tener distinción de género”

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

• Caputto, L. (2008). La mujer en Colombia: educación para la democracia y democracia en la educación. Revista Educación y Desarrollo Social, 2(1), 114 Recuperado de http://www.unimilitar.edu.co/documents/63968/80131/RevNo1vol2.Art8.pdf

• Ilich, I. (1982). Un mundo si escuelas. Recuperado de https://emakbakea.files.wordpress.com/2018/04/un-mundo-sin-escuelas.pdf

Acerca de ... José Adrián Arévalo Rivera

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

Deja un comentario