BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Cambios físicos y psicológicos en la adolescencia

Cambios físicos y psicológicos en la adolescencia

En los entornos educativos se presentan situaciones complejas, una de ellas es el cambio físico que se observa en los educandos. Cuando finaliza la pubertad los jóvenes entran a otra etapa que es el inicio de la edad adulta. Estos cambios repercuten en la parte psicológica de manera directa, por cuanto el joven ha interiorizado el mundo su conducta estará determinada por la correcta interiorización de ese mundo; de no hacerlo de una forma clara va generar traumas y dificultades en la vida adulta.

Erikson (citado por Muños, 2000) “Considera la adolescencia como un período de moratoria social o aplazamiento, indispensable para que el individuo aprenda y ensaye los diferentes roles de la vida adulta, construya su propio proyecto de vida y logre una identidad positiva y diferenciada” (p.122).

En la adolescencia el joven tiene un cumulo de experiencias que serán significativas en su vida futura, de acuerdo a lo que la sociedad le ofrezca. Es una etapa importante en el sentido que se puede potenciar la capacidad física y mental, con miras en el posterior proyecto de vida. Cada ser humano tiene debilidades, fortalezas y dudas, solo la práctica y experiencia frente al mundo, es lo que permitirá realizar una selección adecuada de su profesión o actividad futura.

Elkin (citado por Alonso, 2005) afirma:

La transición de la escuela primaria a la secundaria tiene un impacto definitivo. Las demandas académicas son cada vez mayores y también lo son las presiones del grupo de iguales, aparecen los cambios asociados con el desarrollo de la pubertad, se produce un incremento en el número de profesores y es más probable que aparezca un sentimiento de anomia en una gran escuela. En algunos contextos puede darse el caso incluso de agresividad, robos, ausencia de leyes y normas, actividad sexual precoz, violencia y consumo de substancias. Las presiones pueden producir trastornos psicológicos en los adolescentes que no sean capaces de afrontar: la autoestima se derrumba, la motivación se hunde y el logro disminuye. (p 129)

La transición de la niñez a la adolescencia propicia cambios importantes, no solo en la parte física, sino también el desarrollo de la personalidad, ya que si no se logra discernir la normatividad social, implicara dificultades de interacción social al punto que habrá aislamiento y otra serie de desmanes que influirán negativamente en el individuo; la adolescencia es como un despertar al mundo en los múltiples sentidos de la vida; por lo tanto en el entorno educativo se debe estar muy pendientes de aquellos chicos que no logran vincularse socialmente al proceso educativo, afectivo, por cuanto determinara la vida futura del ser humano. En esta etapa hay más actividad social, ya que el número de docentes aumenta significativamente y genera un mayor compromiso y una mayor participación del individuo en el entorno educativo, de no hacerlo sufrirá en el futuro las consecuencias por no haber desarrollado una práctica social, que al fin de cuentas garantiza el éxito en una sociedad cada vez más exigente.

La buena interacción de un joven en la sociedad está determinada por una buena educación familiar, que se completa con una buena educación en la institución, lo que debe apuntar siempre a crear conciencia social, a través de una constante integración entre el individuo con la sociedad.

El reconocer en el estudiante, más allá de lo cuantificable y valorativo de la nota académica, un individuo que está sujeto a la transformación -entiéndase esta como el desarrollo físico, emocional, psicológico y social- es un factor indispensable y necesario en la relación del docente con sus estudiantes, cómo, si no se reconociera este proceso al que acudimos diariamente, podríamos entonces aportar desde los conocimientos e información que se imparte y también desde lo humano a formar nuevas generaciones enfocadas en el cambio social, en el desarrollo de sus talentos y capacidades únicas, que integren dinámicas lejanas a la drogadicción, a la violencia, a la pobreza, a la maternidad joven… la relación de un docente con sus estudiantes no debe tener ninguna barrera, si se parte de reconocer al otro como ese humano de cambio constante que debe ser orientado, se lograran grandes cambios para nuestra sociedad.

“En la vida de todo ser humano la adolescencia es fundamental para el desarrollo futuro”

REFERENCIAS
• Muños, F. (2000). Adolescencia y agresividad (Tesis doctoral). Universidad Complutense, Madrid. Recuperado de http://webs.ucm.es/BUCM/tesis//19972000/S/4/S4017401.pdf
• Alonso, M. (2005). Relaciones familiares y ajuste en la adolescencia (Tesis doctoral). Universidad de Valladolid, Valladolid. Recuperado de https://www.uv.es/lisis/otras-publica/tesis_manuela.pdf

Acerca de ... José Adrián Arévalo Rivera

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

Deja un comentario