BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Entrega de boletines

Entrega de boletines

Hoy en día el boletín es una carta de presentación para apreciar las diferentes realidades de los estudiantes en un ámbito escolar, entre ellas: el rendimiento, el comportamiento, la socialización, etc. Pero tampoco significa que es todo en la vida de ellos, porque también es considerado un elemento de extorsión y  también abre paso a un estímulo en el hogar como premios o castigos dependiendo de los resultados obtenidos.

 

Según Festa (2011) afirma:

 

Cuando se propone hablar de los Boletines de calificaciones y al hacerlo se conviene en que éstos conforman un discurso en el que están comprometidos los principales actores sociales que convergen en la escuela (Padres- Alumnos – Docentes y Directivos) se hace referencia también a la evaluación. Como hecho significativo resumido en el instante mismo de la entrega del boletín, debe reconocerse un proceso anterior que es la tarea exclusiva de competencia docente, quién será el encargado de “pasar las notas” producto de distintas instancias de evaluación. (p.12)

 

En la Institución Educativa Municipal [*** editada por moderador***] se saca cuatro notas: el ser, el hacer, el saber y la evaluación de periodo, califican diferentes criterios, el ser comportamiento y valores, el hacer trabajos, tareas, talleres o exposiciones, el saber si realmente el estudiante aprendió y la evaluación de periodo donde se integran preguntas de forma escrita para evaluar el cumplimiento de las expectativas de ambas partes. De último se calcula una nota final para ser plasmada en el boletín escolar.

 

Lo mencionado anteriormente puede evidenciarse que al finalizar el primer periodo los estudiantes tienen miedo a la entrega de boletines escolares, en ocasiones cuando llegan a sus hogares genera una situación de expectativa ¿Qué pasará? ¿Será que mis padres me regañan? ¿Me quitarán los juguetes? Porque tienen esa sensación de miedo que llegue ese día y peor aún informar cuando es la entrega de boletines, porque no están completamente seguros cómo sus padres se comportarían al apreciar las calificaciones finales.

 

 

El pasado jueves en mi institución se realizó la entrega de boletines, las notas finales de algunos estudiantes del grado 4-2 en este periodo no fueron muy buenas, la docente titular pregunto sobre porque cuatro estudiantes perdían la materia de Tecnología e Informática, estaba preocupada por el rendimiento de su grado, según Lamas (2015) “El rendimiento varía de acuerdo con las circunstancias, condiciones orgánicas y ambientales que determinan las aptitudes y experiencias” (p.316). Por eso explique que durante una semana antes de entregar notas finales realicé algunos talleres de recuperación y revisión del cuaderno, y ellos no entregaron, por ese motivo perdieron la materia, fue por irresponsabilidad, al no entregar y no tener al día su cuaderno. Pero también es responsabilidad de los padres de familia de no hacer un seguimiento a las tareas de sus hijos.

 

 

Realmente sentía mucha rabia que al ofrecer una segunda oportunidad para recuperar las notas no lo hicieron, por tal razón su nota en el boletín fue de un rendimiento bajo y en conclusión no importa si los resultados son buenos o malos, en la entrega de boletines se genera un ambiente más amenazante para el estudiante por el grado de sorpresa del padre de familia al recibir las notas de su hijo.

 

 

 

 

 

“Las oportunidades que hay antes de entrega de boletines”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REFERENCIAS

 

  • Festa, C. (2011). Los boletines de calificación escolar: una mirada educativo-comunicacional (Tesis de especialización. Universidad Nacional de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

 

 

 

Acerca de ... Danny Alexander Timana Tobar

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

One comment

  1. Jaime Jair Arboleda Linares

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que expresa el compañero, porque durante todo el periodo escolar se brinda a los estudiantes bastantes oportunidades para poder obtener buenas calificaciones, además al final del periodo se realiza varios procesos de recuperaciones para que sean pocos los estudiantes que pierdan las asignaturas, pero aun así, existen estudiantes que no aprovechan esas oportunidades y son los que pierden las diferentes asignaturas.

    Existen otro tipo de estudiantes que molestan y se relajan todo el periodo, es decir, no cumplen con las actividades en los tiempos estipulados, pero no es lo ideal, se preocupan al final por entregar todas sus actividades académicas, así pueden recuperar las bajas calificaciones que obtuvieron durante todo el periodo, en estos casos, la calificación de periodo no expresa realmente el nivel de compromiso, disciplina y esfuerzo realizado por los estudiantes, debido a que en las calificaciones influyen muchos factores, por ejemplo: las debilidades, fortalezas, las habilidades, los gustos de cada estudiante, disciplina y actitud frente al compromiso de estudiar, además el entorno en el que viven los estudiantes es determinante.

    Aguilera (2016) expresó:

    A veces no es tan importante un número, sino la evaluación de factores mucho más complejos y que toman en cuenta la individualidad de cada niño. Factores como la motivación de los alumnos, el esfuerzo que emplean en asimilar y realizar las tareas, su participación en la clase y disposición ante los retos que les plantea el profesorado, y como van evolucionando en las enseñanzas que se les imparten.

    Es evidente, que a algunos estudiantes solo les importa simplemente aprobar las asignaturas que están cursando, pero hay que tener en cuenta que una calificación no es lo más importante; por el contrario, es fundamental el aprendizaje y el desarrollo de habilidades que se pueda lograr durante cada periodo escolar, para que ese boletín tenga mejores calificaciones depende tanto del estudiante, como de los docentes y los padres de familia, teniendo en cuenta que una mala calificación no es el fin del mundo, realmente es una oportunidad de superación y un objetivo a cumplir para mejorar las bajas calificaciones, sin dejar de lado lo más importante que son los valores y el aprendizaje para la vida.

    Otro aspecto importante, es que la mayoría de padres se preocupan al final del periodo, preguntando al docente porque sus hijos perdieron u obtuvieron bajas calificaciones en la entrega de boletines, donde se ven sorprendidos debido a las notas bajas de sus hijos, pero los padres deben tener la capacidad de entender que las calificaciones reflejan el desempeño, el compromiso, la dedicación y el interés que sus hijos demuestran por cada asignatura, por tanto, deben ser conscientes de la importancia de prestar mayor atención y estar pendientes en todo el proceso del aprendizaje y la educación de sus hijos, no deben enfocarse solamente en el resultado final, que es la calificación que obtuvieron sus hijos en la entrega de boletines, por ende es evidente que de los padres de familia también depende la mejoría de las notas de los niños.

    Cadarso (s.f.) manifestó:

    Sugiero a cada padre que pueda dialogar abiertamente con su hijo para acompañarlo en este proceso de implicación del propio niño en sus calificaciones. Si este proceso se pone en marcha se pueden evitando los premios y castigos en relación a los resultados obtenidos, el boletín deja de ser un elemento de extorsión y se abre paso a un proceso de verdadera superación de las dificultades. También con esos mismos elementos se pueden localizar las habilidades y preferencias del niño.

    Para los docentes es un reto concientizar a los estudiantes y los padres de familia, que lo más importante es el desarrollo personal, porque con el aprendizaje y los valores que se puedan fomentar las calificaciones llegaran por si solas, por ende, es importante analizar cuáles son las dificultades que tuvieron durante el periodo escolar, para que la recuperación de esas malas calificaciones sea realizada con facilidad.

    La entrega de boletines puede generar una situación de estrés, pero también es importante para el proceso de enseñanza-aprendizaje, porque en este momento es donde se pueden adquirir compromisos con los padres y los estudiantes, identificar cuáles son las asignaturas donde los estudiantes tienen que fortalecer sus debilidades, permitiendo lograr un ambiente más agradable en el salón y generar verdaderos cambios en los procesos de la enseñanza que desarrollamos a diario.
    La entrega de boletines debe convertirse en un momento de reflexión y compromiso, para así poder mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje.

    Bibliografía

    Aguilera, L. (2016). Pai. Las calificaciones escolares. Recuperado de: https://www.psicoayudainfantil.com/calificaciones-escolares/

    Cadarso, M (s.f.). Letra urbana al borde del olvido. La entrega de boletines. Recuperado de: http://letraurbana.com/articulos/la-entrega-de-boletines/

Deja un comentario