BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Docentes orientadores a partir de la imaginación de los estudiantes

Docentes orientadores a partir de la imaginación de los estudiantes

 

La imaginación se da a partir de la libertad que se le brinde al estudiante, él es quien debe encontrar el conocimiento, el docente debe ser una especie de guía el cual orienta el proceso y pone a su disposición las herramientas, materiales e información, para que pueda investigar y construir su aprendizaje.

 

No se puede concebir una escuela basada en la actividad del niño, en su espíritu e investigación, en su creatividad, si no se coloca a la imaginación en el lugar que merece en la educación. Lo que implica que el educador animador cuenta entre sus tareas con la de estimular la imaginación de los niños, de liberarle de las cadenas que precozmente le crean los condicionamientos familiares y sociales, la de animarle a competir con ella misma, transformándose de imaginación que consume en imaginación que crea. (Rodari, 2004, p.4)

 

Este término aunque tiene una estrecha relación con creatividad no es lo mismo, todos tenemos la capacidad de imaginar, con tan solo cerrar los ojos y pensar en algo, como por ejemplo un reloj, podemos obtener una representación mental sin mayor esfuerzo, seguramente esa representación está asociada al reloj que llevamos puesto o aquel que está en nuestra habitación; la creativa se da partir de la imaginación, es combinar algo existente de manera novedosa.

 

La imaginación tiene ciertos límites, esto depende de nuestros conocimientos, no se puede imaginar algo de lo que no se tiene información previa, por ejemplo un color o un animal que nunca hemos visto.

 

Para enseñar a niños de primero, conociendo que ellos apenas están aprendiendo a leer y a escribir, recurrir a la imaginación que ellos tiene ha sido de gran ayuda, cuando se trata de un relato ellos, por lo general, cierran sus ojos e imaginan las situaciones, los objetos, animales y cosas que intervienen, cuando no tienen una representación en su mente preguntan, ¿cómo es dicho objeto?, entonces uno como docente interviene, con una explicación acompañada de ciertos recursos que ayuden a la comprensión de cierto concepto. Para solucionar un problema tienen que imaginar la situación y a partir de la información que obtienen resolverlo. Esto ayuda a crear una atmosfera de concentración y silencio en el aula.

 

Cuando los niños usan la imaginación, el ambiente en el aula  de clases está lleno de ocurrencias, ellos son libres de  expresarse y comunicarse, lo cual ayuda a enriquecer su pensamiento creativo y es así como poco a poco descubren y desarrollan  sus talentos.

Según (Henao, 1992, p.90):

(…)estimular  su  imaginación,  creatividad,  y  sentido  crítico, ofrecerle  fuentes inagotables  de  información  y  conocimiento,  revelarle el  valor  y la  belleza  que  entraña  una  comprensión  científica  de  los  fenómenos  sociales  y naturales, permitirle que aprenda con todos sus sentidos, mostrarle de qué manera la ciencia, la cultura, y el arte pueden iluminar y enriquecer su vida.

 

Este ejercicio que habitualmente uso no se ha convertido en algo monótono o aburrido, por el contrario, siempre están dispuestos a realizarlo, si recordamos nuestra infancia a muchos de nosotros nos gustaba frecuentemente dejar volar la imaginación.

 

 

La imaginación florece, cuanto más se conoce.

 

 

 

 

 

Referencias

Rodari, G. (2004). La imaginación en la literatura infantil. Imaginaria: revista de literatura infantil y juvenil, 125, 1-6. Recuperado de http://admin.ulp.edu.ar/ULPWeb/Contenido/PaginaULP79/File/Curso%20Diplomado%20Diversidad%20e%20Integracin%20Escolar/6%20Encuentro/La%20imaginacinRodari.pdf

 

Henao, O. (1992). El aula escolar del futuro. Revista Educación y Pedagogía, (8-9), 87-96.

Recuperado de http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/revistaeyp/article/view/5678/5098

 

 

Acerca de ... Ower Alexander De La Cruz Santacruz

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

2 comments

  1. Miriam Oliva Guancha Gaviria

    Tomando en cuenta el punto de vista anterior, se está de acuerdo respecto a la importancia de la imaginación en el proceso de aprendizaje, además del papel que juega el docente para potencializarla en las aulas de clase.

    La imaginación se la puede definir como una acción interna de la mente, la cual consiste en la producción de ideas reales o ideales para las personas, esta permite tener libertad para resolver diversos problemas, además de facilitar las representaciones de las experiencias.

    Según García & Matkovic (2012, pág. 53):“La imaginación es la capacidad humana para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, abrir puertas a mundos infinitos.”

    Es de vital importancia potencializar la imaginación a edades tempranas y en las diferentes etapas de su desarrollo, ya que esta facilita la libertad de expresión, resolver problemas y elaborar cosas creativamente.

    Cuando los seres humanos están en la etapa de la niñez es donde más emplean la imaginación para divertirse, por ejemplo, fingir ser superhéroes que enfrentan numerosas pruebas, desde luego, los niños son realmente imaginativos pueden contar algo de diferentes formas e incluir cada vez una cosa distinta.

    De acuerdo con Suárez (2009, pág. 170): “(…) la imaginación se aborda como una experiencia dado que roza la creación y que además se instaura desde la infancia. (…)”

    Lo anterior permite reflexionar sobre la relevancia de imaginar y los aportes que hace para el desarrollo de los niños, de ahí la importancia que tiene la ejercitación de la imaginación en varios ámbitos como el familiar y el educativo.

    En el hogar los padres necesitan realizar actividades con los niños, las cuales les ayuden a fortalecer la imaginación, por ejemplo: jugar en diferentes escenarios, pasar tiempo con ellos, dejarlos expresarse y plantearles situaciones absurdas en rutinas diarias.

    Los docentes deben elaborar algunas tareas que requieren de imaginar diversas situaciones o resolver problemas de diferentes formas, solicitar a los estudiantes realizar sus quehaceres de manera creativa, además de incluir actividades lúdicas, así los estudiantes van a potencializar la imaginación gradualmente.

    Desde mi perspectiva la imaginación es una herramienta que nos permite idear cosas extraordinarias en la mente y en ocasiones darles vida; desde luego que para los docentes, esta facilita elaborar actividades o materiales que apoyan el proceso de enseñanza y de aprendizaje.

    En el poco tiempo que llevo ejerciendo como docente del área de Tecnología e informática, he dado cuenta que los estudiantes tiene la capacidad de imaginar, la cual ha sido de gran utilidad al momento de elaborar algunos quehaceres, por ejemplo, cuando se solicitó a los alumnos recrear un artefacto tecnológico con materiales reciclados; me llevé una gran sorpresa, varios de ellos realizaron artefactos con motores, circuitos básicos y luces, al mirar estos y darme cuenta que funcionaban similar a los reales me quede sin palabras.

    La situación anterior me ha permitido reflexionar sobre la relevancia de la imaginación en los alumnos, además de cómo puedo aportar a la ejercitación de la misma desde mi rol de docente y que actividades son de ayuda para potencializarla.

    “La imaginación una capacidad que se puede ejercitar en las aulas”

    Referencias
    García, M., & Matkovic, L. (2012). El poder de la imaginación y de la creatividad para hacer ciencia. Química Viva, 11(1), 53-67. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=86323612005

    Suárez, M. (2009). La experiencia de la imaginación creadora como elemento primordial de la creación poética en la infancia. Civilizar, 9(17), 169-180. Recuperado de http://www.scielo.org.co/pdf/ccso/v9n17/v9n17a12.pdf

  2. Pedro Antonio Torres Medicis

    De acuerdo en lo expuesto anteriormente puedo decir, en el aula de clases la imaginación se da a partir de la libertad y curiosidad que le podamos despertar a nuestros estudiantes, quienes a través de esta podrán encontrar el conocimiento, ellos viajarán a un mundo en el que no tendrán barreras; como docentes, es nuestro deber ser los guías, aquellos capaces de orientar a niños, niñas, adolescentes y todo aquel que pueda pasar por nuestras aulas en el proceso formativo, poniendo a su disposición las herramientas, materiales e información, para que pueda investigar y construir su aprendizaje.
    La definición que comparte el diccionario de la real lengua española (RAE) de la imaginación es: “Facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales” y la “Facilidad para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, etc. (Rae. 2018).
    Para Vigostky (1986) la imaginación, como base de toda actividad creadora, se manifiesta por igual en todos los aspectos de la vida cultural haciendo posible la creación artística, científica y técnica. En este sentido, absolutamente todo lo que nos rodea y ha sido creado por la mano del hombre, todo el mundo de la cultura, a diferencia del mundo de la naturaleza, es producto de la imaginación y de la creación humana, basado en la imaginación. (Vigostky 1986, p.3)
    Conocemos que la imaginación, tiene una estrecha relación con creatividad siendo parte de ese proceso, con tan solo pensar en algo se puede crear un sin número de ideas que siempre tendrán un motivo, que podría ser entretenernos, divertirnos, o algo más avanzado como ser el boceto de algo que busquemos representar en la realidad en que estemos. En el proceso de crear cosas mejorar algo que ya conocemos e innovar con inventos nuevos, siempre tendremos que recurrir a nuestra imaginación para poder cumplir con nuestro objetivo y así darle solución al problema que busquemos resolver.
    La imaginación, además de potenciar nuestros conocimientos, con ella se puede imaginar para innovar y crear algo de lo que no haya información previa, como nuevas tecnologías, nuevos métodos de para enseñar, darle nuevos usos a las herramientas a las que tengamos acceso, etc.
    Desarrollando las temáticas planeadas para el grado cuarto de la institución en que realizo mi práctica pedagógica, se ha presentado la posibilidad de que recurran a la imaginación que ellos tienen lo cual ha sido de gran ayuda, cuando se trató de conocer los avances tecnológicos, una de las tareas fue darle una mejora creativa, entonces, los estudiantes por lo general, cerraron sus ojos y empezaron a imaginan como les gustaría que fuera su medio tecnológico elegido para la actividad, una pregunta que se empleó fue, ¿cómo sería dicho objeto?, como docentes en esos momentos intervenimos, provocando dudas, generando incógnitas, causando curiosidad e incitando el deseo de llegar más allá de lo que ya se conoce. Ese detalle se presenta a modo de pregunta, los estudiantes para solucionar la incógnita tienen que visualizar la situación y el alcance que deseen tener en ella, pueden partir de la información que tienen para resolverlo, o, pueden mirar si es necesario comenzar de cero y reiniciar el proceso de creación.
    Betancourt (2000) refiere que la creatividad es el potencial humano integrado por componentes cognoscitivos, afectivos, intelectuales y volitivos, que a través de una atmósfera creativa se pone de manifiesto para generar productos novedosos y de gran valor social y comunicarlos, transcendiendo en determinados momentos el contexto histórico social en el que se vive. Este concepto integracionista plantea una interrelación dialéctica de las dimensiones básicas con que frecuentemente se ha definido la creatividad de manera unilateral: persona, proceso, producto y medio.
    Cuando los estudiantes o inclusive nosotros mismos usamos la imaginación, el ambiente en el aula puede ser más calmado y silencioso, para que en su momento pueda desarrollarse a satisfacción con todas sus ocurrencias orientadas por lo que les gusta y así terminaran aprendiendo de una manera más autónoma como se ha logrado en todos esos momentos, serán libres de expresarse y comunicarse, buscando enriquecer su pensamiento creativo y podrán identificar, cultivar y desarrollar sus talentos.

    Referencias
    Real Academia Española[RAE]. (2018). Definición. Edición Tricentenario. Rae.es. Recuperado de link https://dle.rae.es/?id=L08fZIc
    Vigotsky, L. (1986). La imaginación y el arte en la infancia. Ensayo Psicopedagógico, pp. 3. Madrid. Akal.
    https://moodle2.unid.edu.mx/dts_cursos_mdl/lic/ED/DC/AM/10/La_imaginacion_y_el_arte_en_la_infancia.pdf
    Betancourt, J. (2000, febrero, 12). Creatividad en la educación: educación para transformar. Revista psicologiacientifica.com. Recuperado de: http://www.psicologiacientifica.com/creatividad-en-educacion/

Deja un comentario