BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / METODOLOGÍA ACTIVA FRENTE A LA TRADICIONAL.

METODOLOGÍA ACTIVA FRENTE A LA TRADICIONAL.

La metodología activa tiene como particularidad que el docente actúe como un tutor; el cual conforma grupos de trabajo, describe la actividad a realizar y orienta a los estudiantes en su ejecución y proceso. Además, los temas permiten interconectar los conocimientos previos con los nuevos conceptos, e incluso todos los discentes interactúan en un entorno educativo, por consiguiente, adquirieron habilidades en la búsqueda, selección y análisis que fortalecen sus competencias educativas.  

Con todo esto, se logra verificar los beneficios de emplear metodologías activas, las cuales favorecen la enseñanza centralizada en el estudiante, donde este debe ser el protagonista del proceso de enseñanza y aprendizaje, y el docente se encarga de orientar el desarrollo de las capacidades (ser, saber, hacer y convivir) del estudiante. Las actividades que implementan estas metodologías conciben el aprendizaje como un proceso constructivo y no receptivo. March (2006) afirma:  

los  métodos  de enseñanza  con participación  del alumno, donde la  responsabilidad del aprendizaje  depende directamente de su actividad,  implicación y compromiso son más formativos que meramente informativos, generan aprendizaje más profundos, significativos y duraderos y facilitan la transferencia a contextos más heterogéneos. (p.42)  

Para ser un paralelo entre la metodología activa y tradicional se puede deducir que la primera se enfatiza en un aprendizaje autodirigido, lo que significa que los estudiantes trabajan en equipo, discuten, argumentan y evalúan constantemente lo que aprenden; a diferencia de la tradicional donde la función del docente es la de explicar y exponer de manera memorística y progresiva un conocimiento. Además, se puede recalcar que las metodologías activas y el tipo de aprendizaje que se lleve a cabo deben tener lugar en el contexto para que tanto estudiantes como docentes desarrollen en plenitud una gran cantidad de competencias.

El estudiante comparte sus conocimientos en un grupo de trabajo, adquiere competencias comunicativas e interpretativas, fortalece el pensamiento analítico y lógico, se vuelve el responsable de sus conocimientos.  

Los docentes en este tipo de metodología actúan como tutores, los cuales para impartir y compartir un conocimiento fortalecen sus competencias comunicativas, investigativas y sus habilidades de comunicación escrita, e incluso deben ser flexibles y acoplarse a su contexto; además, el profesor tiene la labor de guiar y fortalecer las competencias de los estudiantes bajo estímulos y respuesta con lo que pretende potenciar el aprendizaje significativo basado en experiencias que conlleve a un mejor aprendizaje. Fortalecer el reconocimiento de su entorno, identificar las herramientas y recursos que se encuentran en él. Esteban (2003) afirma:  

Según  ciertas  hipótesis  y teorías, el uso y la  combinación reiterada de ciertas estrategias, la frecuentación de cierto tipo de tareas cognitivas (solución de problemas, razonamiento  lógico, análisis, clasificaciones o seriaciones, etc.) así como cierta disposición personal (orientación y estilo personal, estilos cognitivos, estilos perceptivos, etc.) van conformando un perfil de aprendiz  que tiene disposición y orientación a usar ciertas estrategias, a percibir y organizar la información de una determinada manera lo que confiere un estilo de aprender. (p.3)

Para finalizar, llevando un  aprendizaje a través representación de situaciones, los estudiantes reconocen los recursos del entorno, tanto la metodología activa como el aprendizaje antes mencionado se concentran en la contextualización de la enseñanza, promueve la actitud positiva y participativa de los estudiante, además permite que estos se enfrenten a problemas reales, logrando que desarrollen la competencia creativa ejercitada a la hora de relacionar conceptos, de donde cada individuo facilitará la relación de su conocimiento con lo que se está tratando de resolver.

En la metodología activa los estudiantes buscan e interpretan su realidad, ya que práctica su conocimiento empírico y fortalecen sus competencias, lo que conlleva a tomar mejores decisiones en la vida.

 

Referencias.

Esteban, M. (2003). Las estrategias de aprendizaje en el entorno de la Educación a Distancia (EaD). Consideraciones para la reflexión y el debate. Introducción al estudio de las estrategias y estilos de aprendizaje. Revista de Educación a Distancia, (7). Recuperado de https://revistas.um.es/red/article/view/25371/24641

March, A. F. (2006). Metodologías activas para la formación de competencias. Educatio siglo XXI, 24, 35-56. Recuperado de https://revistas.um.es/educatio/article/view/152/135

Acerca de ... Whathson Rene Ordoñez Torres

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

One comment

  1. Edinson Andres Meneses Rosero

    En algunos lugares, la educación ha pasado de tener un enfoque tradicional a un enfoque activo, con el fin de generar en los estudiantes un mejor aprendizaje, dejando de lado los enfoques tradicionales, en los cuales el profesor es el protagonista del conocimiento y el estudiante es pasivo.

    Se puede señalar brevemente que en la enseñanza bajo el enfoque tradicional el rol del profesor estaba centrado en preparar y transmitir información a sus estudiantes y el rol de estos era recibir y almacenar esa información. El docente tenía un rol protagónico y era visto como el poseedor del conocimiento. La metodología predominante era la expositiva, por ello se consideraba que los estudiantes debían mantenerse atentos y quietos para aprender.(Moreano, Asmad, Cruz, & Cuglievan, 2008, p.308)

    Por otro lado, las metodologías activas se caracterizan por darle más importancia al estudiante, sus diferentes formas y ritmos de aprendizaje, por medio del uso de actividades y material específico para cada uno.

    (…) Las metodologías activas abogan por una flexibilización en los tiempos de aprendizaje de los alumnos. Tienen muy en cuenta que los ritmos de aprendizaje son diferentes para cada alumno, pero al mismo tiempo, se atienen a los condicionantes clásicos de espacio tiempo y agrupamiento de las salas tradicionales en nuestro sistema el problema de la individualización de ritmos de aprendizaje se soluciona desde las metodologías activas con una serie de actividades de refuerzo y apoyo que se superponen a las actividades programadas apoyándose en la elaboración de un material específico adaptado a las necesidades de los alumnos con más necesidades de atención especial ya sea por abajo o por arriba.( Cálciz, 2011, p.8)

    En la Institución educativa en la que estoy haciendo mi práctica docente se usan metodologías activas, al menos eso me dicen, no he notado el uso de este tipo de metodologías por parte de las profesoras, entiendo que al usar este tipo de metodologías los estudiantes desempeñan papeles protagónicos en el proceso de enseñanza aprendizaje, pero solo he visto que se usan metodologías tradicionales, en donde el profesor es el protagonista, principalmente, en uno de los grados quintos, donde la profesora tiene características muy notables del uso de una metodología tradicional.

    En las sociedades actuales, han cogido fuerza las metodologías activas, ya que se acoplan a las necesidades de los estudiantes. En nuestra área de tecnología e informática se pueden potenciar más aún este tipo de metodologías, puesto que al tener acceso a la tecnología el interés de los estudiantes será mayor, disminuyendo la dispersión y así poder generar una mejor comprensión sobre los temas tratados y a medida que nosotros como docentes seamos capaces de fomentar la comprensión, se generará un aprendizaje más significativo.

    El uso de metodologías activas a través de una intervención metodológica con tecnología robótica muestra con claridad y cuantitativamente la mejora en los niveles de comprensión de las temáticas tratadas y la disminución significativa de los niveles de dispersión en la sala de clase. Se establece que en la presente intervención metodológica, mientras más tecnología se utilizó en la sala de clases mayor fue el interés que los estudiantes presentaron, esto ayudó significativamente al proceso de comprensión.(Rodriguez, Ramirez, & Fernández, 2017, p.86)

    “Metodologías activas para un aprendizaje más significativo.”

    Referencias:

    Moreano, G., Asmad, U., Cruz, G., & Cuglievan, G. (2008). Concepciones sobre la enseñanza de matemática en docentes de primaria de escuelas estatales. Revista de Psicología, 26(2), 299-334. Recuperado de http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/psicologia/article/view/1064/1029

    Cálciz, A. (2011). Metodologías activas y aprendizaje por descubrimiento. Revista digital innovación y experiencias educativas, 7. Recuperado de https://archivos.csif.es/archivos/andalucia/ensenanza/revistas/csicsif/revista/pdf/Numero_40/ALEJANDRA_BARO_1.pdf

    Rodriguez, A., Ramirez, L., & Fernández, W. (2017). Metodologías activas para alcanzar el comprender. Formación universitaria, 10(1), 79-88. Recuperado de https://scielo.conicyt.cl/pdf/formuniv/v10n1/art09.pdf

Deja un comentario