BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / El miedo por las notas una herramienta para el control.

El miedo por las notas una herramienta para el control.

 

Laura rojas, afirma: “Las acciones humanas se han construido a través de la historia a partir de diversas motivaciones. Las motivaciones de los individuos son variadas y recaen muchas veces sobre sus intereses particulares.”

Desarrollando mi practica el interés particular que ha surgido además del enseñarle algo a los estudiantes es lograr mantener el control de disciplina en la clase, se ha podido recurrir a todo tipo de métodos tales como: notas, llamados de atención, preguntas, salidas al frente de la clase, entre otros, algunos causando mejores resultados, sin embargo, todos convergen causando temor al estudiante, el cual por no ser una víctima más de ellos reacciona conservando o guardando la compostura.

Mirando desde el punto de vista del estudiante se podría decir que hay un tipo de temor por no ser regañado y pierde la motivación de aprender, el estudiante para evitar cualquier tipo de conflicto con el profesor reacciona permaneciendo calmado, portándose bien y colaborando con la disciplina de la clase. Además, si tenemos en cuenta, que el mismo estudiante lo hace para evitar que se les informe a los padres del mal comportamiento, también podría pasar a considerar el temor de que se le castigue enviándolo a diálogos con coordinación los cuales podrían implementar el manual de convivencia de la institución llegando a darle un castigo más fuerte y machando su historial académico.

Anteriormente se concibió a la evaluación como un instrumento de ejercicio de poder y control; se la utilizaba para controlar grandes poblaciones estudiantiles a través de la calificación o asignación de notas. Actualmente, en el siglo XXI es preocupante que se utilice, en algunos casos, la evaluación con el mismo fin. Limitamos la libre expresión del estudiante y el gusto por aprender provocando que se vea obligado a realizar las actividades sin gusto o pasión por ellas mismas.

Para los alumnos, el profesor tiene el poder bien sea con la evaluación u otros métodos mientras no se vulnere la integridad física emocional o psicológica. No obstante, cualquier método puede causar daño de algún tipo bien sea positivo o negativo.

Recuerdo que, en alguna de mis primeras clases planee iniciar con el llamado de lista, proseguí informándoles de cómo sería el desarrollo de clase, e impuse en la parte superior del tablero la nota que tendrían si todos colaboraban con el orden, además di a conocer las condiciones para mantenerla pretendiendo que todos se mantengan en calma, participativos y colaborativos.

Con el desarrollo de mi clase pude notar que el objetivo de dicha nota se estaba cumpliendo no por interés en la temática sino por el miedo a que se pierda esa nota por infligir las normas.

Pero, como en toda aula de clases de primaria siempre nos toparemos con algún estudiante que no le importe y desafié nuestro sistema para llamar la atención, bien sea de sus compañeros o sabotear la clase causando la pérdida de su buen desarrollo; por otro lado, también encontraremos estudiantes que se miren afectados y realicen reclamos en tono de inconformidad acusando a tales compañeros que no les importa una mala nota o un castigo, los cuales además  posiblemente tampoco se sientan intimidados por los castigos que puedan obtener por el no seguir las normas de clase.

Esta actividad, aunque causó un conflicto entre los estudiantes logró cumplir de manera satisfactoria el objetivo de mantener el orden, y me permitió mirar que si causo temor sin importar tipo posiblemente la mayoría reaccione de manera afirmativa y se llegue a una meta como lo es mantener la disciplina, silencio y orden en clase, pero no la mayoría estará aprendiendo por gusto y se sentirá vulnerada tanto psicológica como emocionalmente.

Por esto no se debería llegar a estas instancias para que un alumno estudie, no sería necesario intimidarlos si se pudiese brindarles una clase más dinámica y activa; como la que alguna vez les plantee que a manera recreativa se separarían en grupos y desarrollarían el trabajo de la clase para cumplir con la meta que se buscaba alcanzar.

Comprendemos que estudiar es un derecho, pero en algunas instancias se convierte en un privilegio, ya que algunos estudiantes por su mal comportamiento afecten las condiciones de sus compañeros para aprender, podemos mirar que el aula es un espacio donde el alumno debe aprovechar al máximo las oportunidades que se le presentan y elegir por su propia voluntad preparar un examen para crecer personalmente y formarse. Y tenemos claro que no habría porque condicionarlo, en lo cual santos guerra nos apoya diciendo “La evaluación es un instrumento de diálogo, comprensión y mejora”; Por esto no deberíamos usarla como herramienta de infligir terror o causar miedo ante alguna situación que se nos presente.

 

El fin justifica los medios

 

Referencias

Rojas, L. (2016). El Miedo Como Mecanismo De Control Social: Hacia Una Filosofía de la seguridad – estudiante del programa de filosofía y letras universidad de la Salle sede Bogotá. Universidad de la Salle, Bogotá, Colombia. Recuperado de: http://repository.lasalle.edu.co/bitstream/handle/10185/21232/30082210_2016.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Santos Guerra, M. (1993). La evaluación: un proceso de diálogo, comprensión y mejora. Universidad de Málaga, Málaga, España. Recuperado de: https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/59547/La%20evaluaci%C3%B3n%20un%20proceso%20de%20di%C3%A1logo%2c%20comprensi%C3%B3n%20y%20mejora.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Acerca de ... Pedro Antonio Torres Medicis

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

One comment

  1. Danny Alexander Nazate Martinez

    Con respecto a lo anterior, comparto tu opinión frente al temor que pueden sentir los estudiantes hacia una nota; aunque nombraste que existen niños los cuales no aportan al desarrollo normal de una clase, en mi practica no solo son algunos niños los que sabotean la clase, sino al contrario la mayoría de ellos se prestan para fomentar el desorden, esto lo afirmo puesto que hay un curso en la institución en el cual son muy pocos los alumnos que en verdad aportan positivamente en el transcurso de la clase y están dispuestos a mantener el orden, además muestran interés por aprender, pero como lo dije anteriormente, la mayoría tiende a causar un desorden total, que muchas veces es difícil de calmar, a pesar de que se les coloco reglas desde el principio; por otra parte, como en toda institución, se puede decir que en las notas nos damos cuenta si los estudiantes por lo menos han tratado de entender lo que hemos explicado; volviendo a lo que es mi práctica, las notas especialmente en dicho curso han sido bajas, a pesar de que se han hecho llamados de atención ellos no están dispuestos a escuchar, y parece que no les importa lo que pase con sus calificaciones, además la profesora titular tiene los mismos problemas al momento de enseñarles, por ende es obvio que se debe fomentar la disciplina en las aulas de clase.
    Guanipa, Nava & Dávila (2007), nos dice:
    (…) La disciplina se puede definir entonces como el establecimiento de normas y límites para realizar un trabajo eficiente en el aula, que debe ser abordado desde el enfoque multicausal. Es decir, se parte de la visión de que la disciplina no es responsabilidad de un solo actor, aspecto o variable, por lo tanto, se debe analizar la diversidad de aspectos o factores que le afectan. (p.129)
    Teniendo en cuenta lo anterior, en la institución se ha buscado vincular más a los padres de familia, para fomentar la disciplina; todo es un complemento, no se los puede dejar solos a los estudiantes y de igual forma los padres no deben esperar a que el docente haga todo el trabajo en la escuela, sino que debe haber mutuo apoyo y preocupación por ambas partes.
    Martínez (2010) afirma:
    (…) Escuela y familia han de compartir inquietudes, intercambiar informaciones y pensamientos sobre la educación, la escuela, los hijos…Y ayuda a establecer pactos y acuerdos sobre ciertas actuaciones hacia el niño/a. La familia tiene que aplicar los acuerdos tomados e intentar traspasar los conocimientos escolares a la vida diaria. Y la escuela debe alcanzar en cada niño/a los objetivos acordados o propuestos y traspasar y aplicar los conocimientos familiares y cotidianos a la vida escolar de manera que se consiga esta interrelación y unión entre la educación formal y no formal y ese apoyo y eficacia esperada.(p.2)
    En conclusión lo que se busca es que con esta estrategia se pueda conseguir la disciplina trabajando conjuntamente con los padres, y poder de esta manera corregir la situación actual.

    Referencias
    Márquez, J., Díaz, J., & Cazzato S. (2007). La disciplina escolar: aportes de las teorías psicológicas. Revista de Artes y Humanidades UNICA, 8(18), 126-148. Recuperado de: https://educrea.cl/la-disciplina-escolar-aportes-las-teorias-psicologicas/
    Martínez, S. (2010). La Educación, cosa de dos: La escuela y la familia. Temas para la educación. 1(8), 1-15. Recuperado de: https://77www.quned.es/archivos_publicos/webex_actividades/4440/laeducacioncosadedoslaescuelaylafamilia.pdf

Deja un comentario