BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / MI PRIMER DÍA DE CLASES

MI PRIMER DÍA DE CLASES

El primer encuentro con nuestros estudiantes, influirá en la imagen que se forme el estudiante sobre nosotros como docente y sobre la asignatura. La vergüenza, el miedo a hacer el ridículo, no caer bien, decir algo inapropiado en clase, nos limita y nos impide interactuar correctamente con nuestros estudiantes. Pero no se trata de una enfermedad, sino un rasgo de nuestro carácter, es decir, que debe haber necesariamente compromiso por parte de los sujetos que conforma el ambiente educativo, así como responsabilidad, honestidad, atención y participación. Primero romper el hielo con nuestros estudiantes, para este propósito podría utilizar estrategias sencillas como preguntarle a los estudiantes que levanten la mano de acuerdo a preguntas que uno haga, se incluyen miedos como que los estudiantes pregunten algo que no sepa contestar, que los estudiantes no comprendan la clase, que la clase no esté bien preparada. Ceballos (citado por Mateus & Hernández, 2012) afirma que: Lo que todo docente debe hacer antes que nada el primer día de clase es establecer entre él y sus alumnos las normas de clase y sus consecuencias pues de este modo los alumnos se sentirán parte del proceso y al poder participar en esta actividad serán mucho más responsables y se implicarán mucho más a la hora de respetar las normas. También es positivo puesto que si los alumnos incumplen alguna de estas normas saben las consecuencias que sufrirán y no podrán atribuir estos “castigos” a deseos o caprichos del profesor por lo que el ambiente será mucho más relajado. El gran reto es conseguir por parte del docente que todo el profesorado aplique esta misma técnica pues así se conseguirá que tenga un mayor efecto.

Estoy de acuerdo con la autora, pero en mi primer día de clases, tenía muchas preguntas como: ¿Qué hago?, ¿Cómo comienzo?; muchas veces pensamos, porque es la primera clase y no tenemos contenido para trabajar, los estudiantes no han realizado lecturas previas, no podemos usar el tiempo asignado a la clase.  Así como todo entra por la vista y la primera impresión influye en nuestra percepción de los demás, lo mismo sucede con la primera clase. Pero tenemos tener en cuenta, que hoy en día uno de los obstáculos que se presenta en el primer día, es llevar a cabo la reflexión en los estudiantes,  incitarlos a pensar e indagar  más allá del simple conocimiento impuesto en clase.

En este sentido, Bohoslavsky (1975), argumenta que:

Enseñar a los alumnos a pensar y a ejercer la reflexión crítica es una meta que frecuentemente mencionamos como inherente a la función docente. Sin embargo, muchas veces esto no pasa de ser una enunciación de buenos propósitos. Repetidores en lugar de seres pensantes, receptores en lugar de evaluadores, es el producto lógico de las formas en que enseñamos, que reflejan aquellas según las cuales hemos aprendido. Por lo tanto, cuando hablo de la necesidad de esclarecer y tomar conciencia del modo en que nos insertamos en esta trama represiva de relaciones estoy aludiendo a algo más que estudiar pedagogía o aprender las mejores formas de transmitir conocimientos; estoy pensando en la posibilidad de recordar como único antídoto contra la repetición Si el docente se coloca en una situación de recordar, su inclusión inconciente y perpetuante en el sistema de relación puede redefinirse.

Comparto la opinión del  autor, no conseguir transmitir lo que se desea, no aprendan, miedo a ser aburrido, no saber motivar a los estudiantes , no conseguir que trabajen bien, por eso el primer día, siempre  es importante conocer y saber escoger  que actividades  son adecuadas en  el primer acercamiento con ellos y también, que  estrategias de aprendizaje, más adecuadas, en la medida de esto estarán los resultados obtenidos. También es muy importante manejar distintas estrategias de aprendizaje ya que es una forma distinta del trabajo rutinario en  clase. Además sirve para que los estudiantes pongan a prueba sus capacidades, desarrolle habilidades que le permitan elaborar, construir  y modificar su aprendizaje.

 

 

 

“Hoy empieza una nueva aventura digna del superhéroe con tus estudiantes”.

REFERENCIAS

 

Acerca de ... Danny Alexander Timana Tobar

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

One comment

  1. Maria Alejandra Delgado Martinez

    Uno de los retos más importantes durante la carrera era enfrentarme a mi práctica docente, sabía que los conocimientos necesarios para afrontar este reto los había adquirido con mucho compromiso durante toda mi formación, pero no tenía claro si todos ellos los iba aplicar y me resultarían eficaces, desde el momento en el que debía elegir la Institución Educativa en donde iba a realizar mi práctica noté un cierto nerviosismo, aunque había imaginado en muchas ocasiones cómo sería estar en el aula con los niños nunca había tenido contacto directo con ellos como docente.

    Márquez, Ana (2009, pág. 77) afirma que el “El conocimiento que se le proporciona al alumno durante su formación debe servirle para entender la realidad y para orientar su práctica, por lo que siempre debe hacerse referencia a ella y permitirle análisis y reflexiones sobre la misma.”

    Ese tan anhelado primer día de clases llegó, con muchas expectativas y la mejor actitud me pare en mi aula designada frente a 35 niños desconociendo que postura asumir, como empezar a trabajar pues no sabía exactamente cómo iban a reaccionar y que impresión causaría en ellos, tenía muchas cosas preparadas para aquel primer día, y a manera de juego empecé por presentarme y por ende conocer sus nombres, gustos y expectativas con la materia, pues tenía claro que lo más importante era captar su atención y que se sintieran a gusto, en confianza para decir lo que sienten y dispuestos aprender juntos y lo más importante que siempre estuvieran motivados en las clases.

    Poveda, S (2002, pág. 6) afirma: “El empleo de estrategias motivacionales permiten llevar a cabo un proceso de aprendizaje activo, participativo, cooperativo y vivencial, evitando así las clases en que el maestro expone un tema y los estudiantes simplemente escuchan, repiten y de vez en cuando dicen. ”

    Con el pasar de los días en mi práctica me he dado cuenta que cada niño es un mundo totalmente diferente y si logramos identificar esos mundos desde el primer día de clases nos será más fácil planear actividades y buscar diferentes estrategias que se ajusten a cada uno de los niños y así lograr que los aprendizajes sean significativos.

    SE PARA TUS ESTUDIANTES ALGUIEN DIGNO DE IMITAR

    Márquez, Ana (2009, pág. 77). La formación inicial para el nuevo perfil del docente de secundaria. Relación entre la teoría y la práctica. Universidad de Málaga. Recuperado de
    http://atarazanas.sci.uma.es/docs/tesisuma/17676356.pdf

    Poveda, S (2002, pág. 6). Importacia de la motivación en el aprendizaje de los niños. Universidad de la Sabana, Facultad de pedagogía infantil. Recuperado de https://intellectum.unisabana.edu.co/bitstream/handle/10818/2105/121739.pdf?sequence=1

Deja un comentario