BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Lenguaje no verbal

Lenguaje no verbal

Existen factores muy importantes que nos pueden ayudar a realizar una clase de la mejor manera posible, por ejemplo, el desplazamiento en el aula y el contacto visual, determinan en cierta parte el dominio que tendremos con un grupo.

Un profesor eficaz sabe que hay que “saltar” de la tarima en cuanto comienza la clase. Antes de que se produzca cualquier alteración del orden debido a mal comportamiento. Saltar de la tarima deja claro que el profesor está en control del aula, que NO hay zona del profesor y zona de los alumnos, sino que se trata de un espacio compartido en el que el profesor capitanea a un grupo y se mueve libremente por él. Al moverse por todo el espacio del aula, el profesor deja claro que no sale del área de la pizarra sólo cuando nota que hay algún problema sino como parte de su estilo de enseñanza. (Soria, 2016)

Estoy de acuerdo en que no deben existir zonas divididas en un aula de clase, no debemos permanecer en un solo sitio, desplazarse por toda el aula puede ser una eficaz manera de mantener la atención de los estudiantes y de evitar distractores en la clase. Al reconocer que dentro del espacio de aprendizaje cada individuo juega un papel, se hace necesario destacar que el elemento comunicativo constante entre el estudiante y el docente, tiene que ver directamente con el lenguaje corporal. El manejo óptimo del espacio y la distancia entre docente y estudiante permite darnos cuenta de las necesidades particulares de quien aprende, favoreciendo al docente en su proceso de enseñanza y permitiéndole dar dirección oportuna para lograr los objetivos esperados.

En mi práctica docente, he encontrado estudiantes que pueden resultar desafiantes y descubrí que una simple mirada puede generar el efecto adecuado para que estén atentos y no traten de sabotear la clase.

El contacto visual es otro de los elementos imprescindibles para abrir el canal de la comunicación con tus alumnos. Cruza tu mirada con cada uno de ellos mientras hablas, sin excluir a ninguno. No cometas el error de centrarte solo en los que tienen un mal comportamiento, o en los que devuelven un feedback muy positivo y están siempre atentos. Hazles saber a todos con la mirada que estás muy presente y pendiente de sus necesidades, que eres cercano y accesible. Evita las miradas de reojo, te hacen parecer acechante y generan desconfianza. No des la espalda ni te gires hacia la pizarra mientras hablas. (Toledo, 2017)

Mirar a cada uno de los estudiantes y dar tu clase con seguridad, puede resultar muy útil en la asimilación de los nuevos conocimientos; he comprobado que al tener la mirada puesta sobre los estudiantes, se genera más atención en ellos y los obliga a realizar las actividades propuestas, sin necesidad de estar repitiendo las cosas o de llamarles la atención.

Para terminar, me parece muy interesante la manera en que el siguiente autor, da a conocer las funciones que cumple en la enseñanza y habla acerca de la importancia del lenguaje no verbal, espero que sea de su utilidad. Heinemann (citado por Álvarez, 2012) afirma:

“En resumen, cabe formular las funciones siguientes: el comportamiento no verbal de los comunicantes transmite informaciones sobre la personalidad, el status y el origen social, expresa sentimientos y estados de tensión interna y define relaciones y actitudes interpersonales. El curso de la interacción didáctica está regulado en buena parte de un modo no verbal, mientras que la comunicación verbal sobre el plano del contenido va acompañada, completada, ilustrada e interpretada por informaciones que no son lingüísticas. Además, ese campo de la comunicación en la enseñanza influye en la adquisición de una conducta no verbal por el alumno que, como parte de la competencia comunicativa, pertenece a los objetivos de la educación escolar” (p.25)

Todo, por más pequeño que parezca, es de utilidad al momento de dictar una clase.

 

Referencias

Álvarez, Q. (2012). LA COMUNICACIÓN NO VERBAL EN LOS PROCESOS DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE: EL PAPEL DEL PROFESOR. Revista Innovación Educativa, (22), pp. 23-37. Recuperado de http://www.usc.es/revistas/index.php/ie/article/viewFile/725/707;la

Soria, D. (2016). LENGUAJE CORPORAL EN EL AULA. Islas Canarias. Recuperado de https://ined21.com/docente-te-mueves-como-peon-o-como-reina/

Toledo, C. (2017). 10 útiles consejos de comunicación no verbal en la enseñanza. España. Recuperado de http://www.analisisnoverbal.com/comunicacion-no-verbal-la-ensenanza/

Acerca de ... Johan Sebastian Delgado Erazo

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

2 comments

  1. Jaime Andrés Lagos Chaves

    Es menester, considerar todo tipo de interacción que ocurra entre el docente y los estudiantes en el aula de clases, así que concuerdo con este escrito, ya que, no solo el lenguaje verbal es necesario para que exista una interacción, sino también el lenguaje no verbal debe ser el adecuado para manejar un buen proceso comunicativo.

    En cuanto a lo expresado por el compañero, considero también, que existen distintos estilos de manejo de clase, en lo que respecta a los docentes, con unas características específicas definidas, y para ello, traigo a colación la aporte de Chaux (citado por Garzón, 2014) y sus cuatro diferentes estilos de manejo de clase:
    El primero es el Estilo Autoritario, en este, el docente mantiene su clase en completo orden, busca que se cumplan sus mandatos, presenta poca calidez en la relación con sus estudiantes, en el caso extremo, puede llevar al maltrato de los estudiantes y al abuso de poder por parte del docente.

    En el Estilo Permisivo, los docentes son muy afectuosos con sus estudiantes y muy apreciados por ellos, pero no definen normas, ni límites y si los definen no los hacen cumplir. Hay mucho cariño, pero poco aprendizaje.

    Estilo Negligente, en este estilo no hay demostraciones de afecto, pero tampoco hay normas, ni límites. Con frecuencia pareciera haber una desconexión entre docente y estudiantes. Los docentes con este estilo, no tienen problema en retirarse del salón y dejar solos a los estudiantes, o dedicarse a corregir trabajos enfrente de ellos, mientras los desatiende por completo.

    Estilo Democrático – Asertivo, para los docentes con este estilo son prioridad tanto el cuidado en las relaciones como la estructura de la clase. Los docentes que favorecen este estilo logran una relación afectuosa y cuidadosa con sus estudiantes, con muy buena comunicación, al mismo tiempo que definen y aplican consistentemente normas para el funcionamiento de la clase, lo cual facilita los procesos de aprendizaje y crea un ambiente agradable en el aula entre el docente y sus estudiantes.

    Claramente se denota una diferencia entre los cuatro estilos propuestos por el autor, pero más que buscar un estilo especifico y encasillarse en él, considero que lo óptimo sería tener un balance adecuado para cada momento especifico.

    Según López de Mesa-Melo, C., Carvajal-Castillo, C., Urrea-Roa, P., & Soto-Godoy, M. (2014):

    La convivencia escolar no solo está en el hecho de cumplir un currículo, unos temas, unas órdenes, sino que va más allá y plantea la necesidad de revisar las relaciones que se tejen, las dinámicas, el sentir entre las personas y el horizonte en el cual se establece la escuela.

    Con esta afirmación, vemos la importancia que posee el docente al momento de establecer una interacción y, por ende, una relación con los estudiantes lo que nos lleva a ser cuidadosos con nuestro lenguaje verbal y no verbal en cada situación que afrontemos en la institución educativa donde estemos ejerciendo nuestra práctica docente.

    Referencias

    Garzón, M, P. (2014). Importancia de la actitud del docente en el proceso de aprendizaje. Universidad Pedagógica Nacional, Bogotá, Colombia. Recuperado de http://repositorio.pedagogica.edu.co/bitstream/handle/20.500.12209/571/TO-17150.pdf?sequence=1&isAllowed=y

    López de Mesa-Melo, C., Carvajal-Castillo, C., Urrea-Roa, P., & Soto-Godoy, M. (2014). Factores asociados a la convivencia escolar en adolescentes. Educación y Educadores, 16(3). Recuperado de http://educacionyeducadores.unisabana.edu.co/index.php/eye/article/view/2716/3349

  2. Andrés Felipe Enríquez Montalvo

    Respecto a la entrada, opino que actualmente es indispensable para el docente contar con un buen lenguaje corporal para el desarrollo de sus clases, además, es una buena técnica para el control de grupo porque permite que los estudiantes comprendan el tema que el docente les quiere dar a conocer. Desplazarse por todo el salón, mantener contacto visual con los estudiantes, hacer gestos al hablar, mover las manos para explicar, es muy importante dentro del aula de clases.

    Estamos continuamente en comunicación con los estudiantes y por este motivo, es importante tomar conciencia de la relevancia y complejidad de hacerlo a través de la expresión corporal, cuando estamos frente a un grupo al que queremos enseñar algo. Como lo afirma Córdova (2016),

    Cuando el niño se expresa a través de la Expresión Corporal, es necesario que el docente lo acompañe en este proceso, para ello debe poseer una formación en la materia, debe tener disponibilidad corporal, (…), debe sentirse seguro, libre y con mayor soltura para actuar frente a los niños.

    Por lo mencionado anteriormente, puede decirse que dentro del aula de clase no solo importa la expresión corporal del docente, sino también la de los estudiantes y es por esto que él debe mantener su atención sobre los diferentes gestos que emiten continuamente. Es importante reforzar el nivel de confianza entre el profesor y el estudiante; por medio de un gesto los estudiantes pueden entender algo que se les quiera decir. Por ejemplo, en mis clases para pedirles que dejen de hacer ruido, basta con poner el dedo sobre mi boca en señal de silencio y ellos inmediatamente lo entienden. Cuando la clase se sale un poco de control, al momento de ver mi rostro enojado y que hago una pausa en el desarrollo de la actividad planteada, algunos estudiantes empiezan a realizar el gesto de silencio a sus compañeros y cuando el grupo está completamente en calma, ellos me dicen “ya profe, puede continuar”.

    Utilizar gestos corporales dentro del proceso de comunicación es mucho más eficaz que el uso del lenguaje verbal, tanto para llamar la atención del estudiante como para transmitirle un mensaje y que éste tenga una intención real.
    Leer un texto de forma plana podría resultar muy aburrido para los estudiantes o cualquier tipo de público, pero si se utiliza todo el cuerpo con gestos, para expresar las ideas del texto, entonces el público se sentirá mucho más atraído y comprenderá todo. Como lo expresa Zafra (2015),

    Es posible que existan muchas formas de afrontar y desarrollar la Expresión Corporal en las clases, dependiendo de la persona y su personalidad, ya que es un aspecto clave para definir el porvenir que cada docente tendrá en la elaboración de sus respectivos contenidos. (p.9)

    Para algunos docentes que apenas estamos empezando a ejercer la profesión, nos resulta un poco difícil lograr esta adecuada comunicación con nuestros estudiantes, puesto que no encontramos el equilibrio que nos permita lograr un buen manejo corporal, ya que muchas veces exageramos nuestros movimientos causando incomodidad a nuestros estudiantes, o por el contrario nos quedamos estáticos en un solo lugar, causando aburrimiento en el desarrollo de las actividades académicas.
    Es necesario encontrar las técnicas adecuadas para ser expresivos al momento de impartir una clase y que sea un buen medio para transmitir mensajes.

    “La gestualidad debe ser un factor importante al momento de dar nuestra clase”

    Referencias

    Córdova, M. (2016). El docente de inicial y el manejo del lenguaje corporal. Recuperado de http://www.ahora.com.pe/el-docente-de-inicial-y-el-manejo-del-lenguaje-corporal/

    Zafra, A. (2015). La importancia de la Expresión Corporal en Educación Primaria. Recuperado de http://tauja.ujaen.es/bitstream/10953.1/2150/1/ZAFRA_~1.PDF

Deja un comentario