BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Necesidades educativas especiales en el aula de clase

Necesidades educativas especiales en el aula de clase

En algunas instituciones escolares existen una discriminación y exclusión en las aulas, en donde los estudiantes no reciben un trato justo por los profesores y compañeros, esta es una situación en la cual la desigualdad aumenta y es aquí en donde los estudiantes con necesidades educativas especiales son aislados. En el aula de clase encontramos estudiantes diferentes en género, cultura, estilos de aprendizaje, modos de pensamiento, limitaciones físicas entre muchas más; por lo cual es posible que haya estudiantes con necesidades educativas especiales NEE. Anaya (2017) afirma:

Sabemos que un alumno tiene necesidades educativas especiales cuando presenta más dificultades que el resto de sus compañeros para acceder a los aprendizajes que le corresponde a su edad; dificultades derivadas de causas internas, dificultades y/o carencias en el entorno familiar o por una historia de aprendizaje desajustada, para compensar dichas deficiencias es necesario tener la apertura de realizar adaptaciones de acceso o curriculares significativas en las áreas necesarias del currículo educativo.

Es muy importante resaltar que existen diferentes tipos de necesidades las cuales deben abordarse de maneras diferentes dependiendo su complejidad deben ser solventadas logrando el mayor aprendizaje posible, ya que el objetivo de la educación es que cada estudiante aprenda de manera significativa permitiendo subsanar las debilidades, potenciar las fortalezas y lograr desenvolverse en un ambiente de igualdad.

Actualmente se enseña como si todos los estudiantes fueran iguales; es importante tener en cuenta que no todos aprenden lo mismo, en la misma clase o de la misma manera, es por esto que la identificación de la necesidad educativa de un estudiante es el primer paso, ya que es importante identificarla para así determinar las estrategias metodológicas que permitan ayudar en el proceso de enseñanza–aprendizaje que el estudiante necesita; para el desarrollo pleno de sus capacidades es deber de nosotros los docentes contar con estrategias que desarrollen efectos positivos en el rendimiento académico, la autoestima, las relaciones sociales y lo más importante el desarrollo personal, pero es aquí en donde se encontrará más de una dificultad, estos estudiantes no seguirán el mismo ritmo de aprendizaje que los demás y es aquí en donde tendremos el reto día a día al momento de realizar las actividades en las que ellos puedan integrarse y participar como uno más en el grupo.

Es aquí en donde el docente brinda estrategias, didácticas que sean creativas, la cuales sean necesarias para que el estudiante pueda acercarse a los contenidos para así interiorizarlos, herramientas que sean utilizadas adecuadamente a favor del estudiante; además, se debe reconocer las razones por las que se actúa de una manera u otra, se debe estar abierto a las modificaciones en cualquier momento; por otra parte, no se debe valorar las diferencias de manera negativa, por el contrario, cada diferencia permite innovar cualquier tipo de aprendizaje. Es por esto que tanto los estudiantes como sus familias y los docentes tienen que velar por derechos como deberes que en algunos casos no se tiene en cuenta. Dabdub & Pineda (2015) afirman lo siguiente:

  • Los estudiantes tienen el derecho a recibir una educación de calidad, adaptada a sus características individuales, sin importar cuáles sean los cambios curriculares que estas impliquen.
  • Las familias deben velar para que se realice el cumplimiento de dicha ley en el caso específico y, además, brindar apoyo a nivel académico, material y emocional a sus hijos durante los diferentes procesos.
  • Los docentes tienen el deber de permanecer actualizados en torno al tema de las NEE, buscar las estrategias más adecuadas para solventarlas de manera eficaz y creativa y realizar las adecuaciones necesarias para promover el aprendizaje de todos los estudiantes sin importar cuáles sean sus dificultades.

Y finalmente lo más importante es romper con una educación tradicional en donde los estudiantes realizan las mismas actividades, con los mismos recursos y con los mismos procedimientos, la idea es generar estrategias que permitan la interacción y participación de todos los estudiantes sin dejar a un lado la necesidad de cada uno; algunas de las estrategias que se pueden realizar en el aula podrían ser: guiar la actividad hasta que la desarrolle por sí solo, despertar el interés por los objetos y personas que le rodean, repetir varias veces las tareas realizadas para que recuerden como se hacen, entre muchas otras. La actividad en el aula no es fácil pero tampoco es imposible, lo más importante es el compromiso de nosotros los docentes con la educación y el aprendizaje del estudiante.

Las NEE en el aula no son un problema, son las que le dan sentido a una verdadera educación.

Referencias

Anaya, María (2017, 18 de septiembre). Estrategias de atención para apoyar a alumnos con necesidades educativas especiales en el aula. SIETE olmedo. Recuperado de http://www.sieteolmedo.com.mx/2017/09/18/estrategias-de-atencion-para-apoyar-a-alumnos-con-necesidades-educativas-especiales-en-el-aula/

Dabdub, M., & Pineda, A. (2015). La atención de las necesidades educativas especiales y la labor docente en la escuela primaria. REVISTA COSTARRICENSE DE PSICOLOGÍA, 34(1), p. 43-44. Recuperado de http://www.rcps-cr.org

Acerca de ... Claudia Andrea Tumbaco Caez

LEA TAMBIÉN

LOS ESTUDIANTES DE SERVICIO SOCIAL, UN APOYO PARA EL DOCENTE

En tiempos atrás, se tenía la convicción que un docente era autosuficiente, que todo lo ...

One comment

  1. Andrés Felipe Enríquez Montalvo

    Estoy de acuerdo con lo que expresas en tu escrito, dentro de mi práctica docente las diferentes dificultades de aprendizaje que los estudiantes tienen son cada vez más notorias. En cada clase observo la forma de comportarse, moverse, trabajar, escribir y comunicarse con sus compañeros, y esto me ha permitido identificar las dificultades que tienen, algunas de estas son: problemas para prestar atención al profesor, interactividad, les cuesta quedarse quietos en su puesto de trabajo, no recuerdan lo que vieron en la clase pasada, confunden las letras al momento de hacer un dictado, no logran concentrarse cuando se les propone realizar alguna actividad, entre otras.
    La base de las dificultades del aprendizaje suele encontrarse en procesos psicológicos básicos como atención, memoria, percepción, lenguaje, capacidad de autorregular los procesos mentales, así como factores emocionales y motivacionales. Suelen identificarse en las primeras etapas de la infancia, niñez o adolescencia, ya que hay una inadecuada adquisición y desarrollo de las habilidades importantes y esenciales del aprendizaje en la escuela.
    La expresión de Dificultad en el Aprendizaje se establece con Samuel Kirk en 1962, (citado por García, I., Moreno, F., Rodríguez, I., Saldaña, D. (2004)) quien la conceptualizó como aquella que:
    Se refiere a una alteración o retraso en el desarrollo en uno o más procesos del lenguaje, habla, deletreo, escritura o aritmética, que se produce por una disfunción cerebral y/o trastorno emocional o conductual y no por un retraso mental, de privación sensorial o factores culturales o instruccionales.
    De lo anterior, podemos inferir que las dificultades en el aprendizaje no son solo físicas, sino también pueden ser cognitivas, algunas de estas son notorias, por ejemplo: el trastorno del desarrollo de la coordinación.
    Según Salamanca, L., & Naranjo, M., & González, A. (2013), “El trastorno del desarrollo de la coordinación se caracteriza por dificultades en el desarrollo psicomotor que generan consecuencias en el desempeño de actividades escolares y de la vida diaria por ende requiere un diagnóstico precoz”
    De acuerdo a lo anterior, para explicar mejor este tipo de dificultad, retomare una vivencia de mi práctica; en uno de los cursos en los cuales dictó clases, hay un estudiante, que al momento de jugar me dice: “profe a mí no me gusta correr ni saltar porque siempre me caigo”; al escucharlo traté de encontrar qué tipo de dificultad tiene el niño, gracias a ello empecé a observar más detenidamente y noté que al correr no coordina bien los pasos y esto hace que se caiga y se lastime, también al momento de escribir se le dificulta un poco, ya que lo hace de manera muy lenta y esto provoca que siempre se atrase. Al tiempo, sus compañeros lo excluyen y lo ignoran en muchas actividades e incluso en los descansos. Este es un claro ejemplo de un trastorno del desarrollo de la coordinación.
    Según Salamanca, L., & Naranjo, M., & Díaz Plata, L., & Salinas Velasco, R. (2016).
    El trastorno del desarrollo de la coordinación TDC en la infancia es una problemática importante desde la salud pública, ya que tiene repercusiones para el desarrollo infantil desde las dimensiones motora, cognitiva, psicosocial y emocional y, al mismo tiempo, son frecuentes sus comorbilidades con otros trastornos del desarrollo infantil.
    Según lo anterior, vemos como algunas dificultades pueden ser notorias y fáciles de identificar, como el ejemplo que anteriormente mencione, pero hay muchas que por el contrario no lo son, y esto es lo que como docentes debemos tener en claro, para de esta forma tener varias estrategias que permitan distinguir las dificultades que presenten los estudiantes al momento de aprender.
    Ahora bien, como practicantes podemos identificar algunas dificultades que tienen nuestros estudiantes, pero debido a que en mi caso solo las veo una vez en semana, no puedo ayudar a solucionar este problema en gran medida, ya que el tiempo que paso con los estudiantes no es suficiente. Sin embargo, para ayudar podemos acudir a la docente encargada y sugerir algunas soluciones, por ejemplo: cambiar la forma de evaluar si el problema es cognitivo o de lo contrario si es motor; con ayuda del docente de educación física aplicar estrategias para su coordinación, de esta manera podríamos ayudar al aprendizaje de los estudiantes que tengan este problema.

    “Debemos buscar las mejores estrategias para identificar las dificultades que presentan nuestros estudiantes para aprender, con el fin de orientar nuestras actividades para suplir esta dificultad”

    REFERENCIAS
    García, I., Moreno, F., Rodríguez, I., Saldaña, D. (2004). Introducción a las Dificultades del Aprendizaje. Madrid, España: Mc Graw Hill.
    RECUPERADO DE: http://bibliosjd.org/wp-content/uploads/2017/03/Dificultades-en-el-aprendizaje.pdf

    Salamanca, L., & Naranjo, M., & González, A. (2013). Validez y confiabilidad del cuestionario del trastorno del desarrollo de la coordinación versión en español. Revista Ciencias de la Salud, 11 (3), 263-273.
    Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56229183003

    Salamanca, L., & Naranjo, M., & Díaz Plata, L., & Salinas Velasco, R. (2016). Estudio de asociación del trastorno del desarrollo de la coordinación con los problemas de conducta en niños de la ciudad de Bucaramanga, Colombia. Revista Ciencias de la Salud, 14 (3), 353-365
    Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56247028004

Deja un comentario