BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / ESTUDIANTES REPITENTES

ESTUDIANTES REPITENTES

Saber que vamos mal en una o más materias, tener un promedio bajo o inclusive estar en duda si pasamos o no el año, eran algunas de las preocupaciones que teníamos durante la escuela o colegio, que básicamente si las pasamos a un contexto universitario siguen estando vigentes. En mi caso aún recuerdo que estuve a punto de reprobar una materia, la verdad fue bastante trágico este suceso, ya que por un lado sería una decepción personal perderla por una causa irrelevante y por otro el gran regaño y golpiza que me darían mis padres. Recuerdo que cuando cursaba algún grado de secundaria me encontraba con muchos compañeros repitentes, con los pocos que pude tratar me di cuenta que eran bastante patanes, groseros y académicamente vagos, había ocasiones en que intentaban hacer algo pero les ganaba ese deseo de molestar, hacer ruido, tirar papeles o incluso evadir clases. La mayoría de ellos eran mayores con 1 o 2 años de edad, en mi época ésta cuestión hacía que se ganen el respeto y popularidad en la institución, lo cual causaba que tengan seguidores y que con el tiempo los vayan llevando por el mal camino, por esto y más es que prefería evadir su compañía ya que para mí y para mis padres eran malas influencias en mi vida académica y personal.

Ramos, J. (2017) afirma:

Es posible que la repitencia traiga consigo problemas de estigmatización, motivación y de ambiente del aula que dificulten el desempeño de los estudiantes que han repetido grado. Al mismo tiempo, los niños que presentan retraso en el aprendizaje se enfrentan tanto a sus propias dificultades como a la discriminación desde el sistema educacional.

Ahora que estoy en mi práctica veo ésta situación desde otro punto de vista, no como una compañera de chicos repitentes influenciada por lo que digan sus padres, sino como una profesora que conoce a sus estudiantes y ve de manera objetiva la situación que pasa un alumno como éstos. Hace cuatro meses me estoy desempeñando en ésta labor y no puedo juzgar a mis estudiantes por condiciones como éstas, tengo claro que es difícil hacer que ellos aprendan, creen saber más y se dejan llevar por la recocha y el juego, sabotean las clases y de paso contagian al grupo, contar con éstos alumnos en el salón es todo un reto, pero como son pocos los que están en mis grados he sabido llevar las cosas, fomentando en primera instancia el respeto entre compañeros, ya que al ser de diferentes edades siempre hay roces y peleas, entorno a su aprendizaje soy más atenta a sus necesidades y estoy al pendiente de la disciplina.

Desde que inicié mis clases no tuve en cuenta si tenía en mis cursos estudiantes repitentes, la verdad no se me pasó por la cabeza, fue hasta el día del niño que me enteré por boca del practicante del anterior año que había trabajado con ciertos niños y que ahora uno de ellos lo tengo yo, estábamos hablando de un estudiante de primero, un niño bastante inquieto, malhablado y en ocasiones patán con sus compañeros, pero con un aspecto a rescatar, tenía muy bonita letra y era bastante organizado con lo que hacía, frente a ésta fortaleza que le comenté al practicante me respondió que era obvio porque ya sabía leer y escribir, y tenía toda la razón, el ya pasó por ese grado, pero no por los mismos contenidos y esa era mi ventaja.

Dowshen, S. (2014) afirma:

A veces, un niño puede comprender el trabajo escolar, pero puede tener problemas con otras cosas, como por ejemplo, el comportarse correctamente en clase y quedarse quieto cuando la maestra está enseñando algo. En algunas ocasiones, un año más le da al niño y su familia la posibilidad de resolver problemas como ese. Si un niño se rehúsa a hacer el trabajo, este es un problema que debe solucionarse.

Como sucede en éste caso, a mi estudiante se le dificulta quedarse quieto, además de ello cuenta con malos comportamientos que perjudican al grupo, hablo de su lenguaje vulgar y su agresividad en algunas ocasiones. Ahora que sé que es de los estudiantes repitentes, rescato siempre delante de él sus fortalezas y corrijo con exigencia su rebeldía y patanería, hay ocasiones en que como se afirma anteriormente se rehúsa a no hacer un taller, poniendo como pretexto que lo hará en la casa, pero es en ese momento que estoy más al pendiente de su trabajo y hablándole le hago entender que está de por medio su aprendizaje y gracias a ello puede fortalecer más aspectos, como pintar mejor, escribir a la perfección y participar en las siguientes clases y así pueda ganarse puntos, con esto se anima a hacer las cosas y de hecho me las presenta con afán para que vea su esfuerzo.

Al principio tenía duda si era verdad que por ser repitente pueda ser excluido y la verdad no, su manera de ser es agradable, tiene liderazgo y buena actitud cuando quiere, además juega con todos sus compañeros, de hecho hasta se incluye con chicos de grados superiores. Con él me di cuenta que quizá repetir un grado no es tan malo, en su caso se está formando muy bien, obviamente hay malos hábitos por corregir pero entorno a su aprendizaje es inteligente y curioso, sé que si me esmero más por llevarle más actividades podré explotar más su conocimiento y ganas de aprender.

“Un repitente puede ser una oportunidad de encaminar mejor una vida académica y personal”. (Garzón, 2018).

BIBLIOGRAFIA

Ramos, J. (29 de junio de 2017). La repitencia escolar afecta el desempeño académico de los niños y niñas. Amnistía internacional. Recuperado de https://www.amnistia.org/ve/blog/2017/06/2966/la-repitencia-escolar-afecta-el-desempeno-academico-de-los-ninos-y-ninas

Dowshen S. (2014). La verdad sobre repetir un grado. KidsHealth. Recuperado de https://kidshealth.org/es/kids/repeating-esp.html

Acerca de ... AURA MILENA GARZON JOJOA

LEA TAMBIÉN

OTRAS TIC

Hoy en día, las personas que no sepan sobre las Tecnologías de la Información y ...

3 comments

  1. JHOSET MIJAHYL MEJÍA GÓMEZ

    “El educador es el hombre que hace que las cosas difíciles parezcan fáciles” Emerson, R. (2010)

    En muchas ocasiones es difícil sobrellevar este tipo de casos, pero es necesario que como docentes demos prioridad a este tipo de alumnos ya que depende de la metodología que usemos para captar la atención de los estudiantes. Sabemos que cada estudiante aprende de forma diferente, es por eso que debemos tratar los casos subjetivamente haciendo entender a los alumnos que cada uno de ellos es importante en la clase para así ganarse la confianza y motivarlos a cambiar su pensamiento y crear nuevas expectativas en su desarrollo académico.

    Frente a las situaciones podemos darnos cuenta que su comportamiento depende mucho de la educación que recibe en su hogar y somos nosotros los maestros quienes debemos ayudar a corregir su conducta a través de numerosas herramientas que nos brinda la educación para evolucionar la noción del pensamiento crítico, hacer entender a los estudiantes que cada uno de ellos es responsable de su futuro.

    Como docentes debemos exaltar sus fortalezas, corregir sus debilidades y suplir las necesidades académicas, volverse cómplice de su desarrollo como persona, puesto que los pequeños desarrollan más la creatividad y la curiosidad a través de preguntas, mostrando cierto interés, en lo que se le enseña. Cuando nos volvemos amigos de nuestros alumnos podemos ganarnos la confianza de manera que podamos hacer de estos casos difíciles una verdadera herramienta para mostrar a los demás de que pueden ser capaces, que nadie detenga esa emoción por aprender cada día más.

    Chekhov, A. (2012) afirma “La sabiduría no viene de la edad sino de la educación y del aprendizaje” Como docentes debemos entender que tenemos en nuestras manos el futuro de una generación, es por eso que en nuestra responsabilidad está, esforzarnos y dedicarnos más a aquello que nos motiva a dar una clase cada día con una expectativa diferente y nueva, haciendo uso de las herramientas académicas tales como: Libros, revistas, aparatos tecnológicos, debates, argumentación, etc.

    Debemos influir como maestros en despertar la curiosidad de cada niño, y hacer de la clase un lugar de aprendizaje y recreación, y no solamente llenar a las masas de un conocimiento ya establecido, sino hacer que ellos, sean los protagonistas del aprendizaje, ya que como dijo el filósofo Nietzsche, el espíritu debe convertirse en camello para recibir y llevar sus cargas (conocimientos), luego convertirse en león para devorar todo lo que está a su alrededor, finalmente debe convertirse en niño, para crear y recrear.

    A partir de lo dicho anteriormente, podemos construir sueños, emprendimiento y nuevos saberes, que forman a los estudiantes, como esos futuros maestros, médicos, abogados, ingenieros, etc. Para que puedan disfrutar de un futuro mejor, puesto que la educación es la base de todo principio o fundamento formativo. Como educadores debemos saber apreciar la carrera de vida que hemos elegido, ya que esto nos permite convivir con otros seres, para ayudarlos, instruirlos y orientarlos en su desarrollo personal, para que así algún da seamos testigos de que valió la pena tanto esfuerzo y dedicación.

    “Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos” Jung, C. (2009)

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    Psicología y mente. (2018, 18 de marzo) 100 frases y citas célebres sobre la educación. [Web blog post]. Recuperado de https://psicologiaymente.net/reflexiones/frases-citas-celebres-educacion

  2. EDGAR JULIO BOLAÑOS ORDOÑEZ

    Me parece muy interesante la manera en la que la compañera muestra sus experiencias escolares, estas historias se asemejan mucho a lo vivido en la Institución Educativa [***editado por moderador***], es como si estuviera contando todo lo que ocurrió en esa época con la diferencia que la educación de un pueblo tiene algunos aspectos distintos como la edad, en la institución educativa en la que tuve la oportunidad de estudiar, la diferencia de edades es muy grande, por ejemplo, en el grado sexto existían tres estudiantes repitentes que brillaban por su indisciplina e intolerancia por el orden en el colegio, además que sus edades eran superiores a las de los estudiantes promedio de ese curso, pero no por pocos años, estos estudiantes tenían seis o siete años más, en este sentido es indispensable el procurar que el orden de la clase siempre este supervisado para que estos estudiantes no influyan negativamente en las actitudes de los demás compañeros que están compartiendo con ellos. Y tal como lo muestra la entrada de la compañera, al mirar las cosas desde una perspectiva diferente es donde se entiende mucho de lo que en este momento podrían ser incomprensible.

    Otro aspecto importante es saber llamar la atención de estos estudiantes sin polarizar el curso o centrarse en algunos, ya que si en el momento en que se realiza la clase se pierde el interés de los alumnos, éstos se pueden dispersar y provocar desorden en la totalidad de los estudiantes, por esta razón es muy importante la motivación de la clase así como el conocer a los estudiantes, sus gustos, amigos y pasatiempos favoritos, ya que la parte social del estudiante es muy importante tal como lo muestra Beltrán (1995).

    No se trata en este caso sólo de considerar la vertiente social del estudiante (actitudes, valores, locus de
    control o expectativas), sino, sobre todo, de comprobar el modo en que afectan las relaciones
    interpersonales dentro de la clase a la conducta escolar de los estudiantes.(p.11)

    En este sentido es responsabilidad de los maestros despertar el interés y la curiosidad de los estudiantes teniendo en cuenta todos los aspectos del niño, para que la estancia del estudiante en la institución educativa sea gratificante y provoque en éste, interés de salir a delante por sus propios medios.

    Como docentes hay que estar muy pendientes de todos los estudiantes y no ser los que propician la diferencia entre ellos, porque muchas veces son los mismos docentes los que visibilizan los problemas existentes en el curso, a los cuales los estudiantes no ponen mucha atención; la estrategia para no permitir que los estudiantes pierdan el sentido por el cual están estudiando es estar muy al tanto de todas las situaciones de los estudiante y no permitir que la edad o la situaciones que están inherentes al ser repitentes permita vulnerar o den pie a bullying por parte de los compañeros que no son repitentes y pueden tomar esta situación para burlarse de los compañeros sin saber las causas por las cuales están repitiendo y es muy importante conocer las causas por las que el niño repite, tal como lo muestra del valle (2010).

    A pesar que se ve influenciado a la vez por otros contextos, son características propias de cada individuo y
    de su formación. Algunas de las causas que pueden influir en la repitencia escolar son: (1) Género; (2)
    Grado; (3) Estado emocional; (4) Motivación; (5) Ausencias; (6) Expectativas; (7) Madurez; (8)
    Alimentación, (9) Preprimaria; (10) Calificaciones.(p.15)

    “La tolerancia y el respeto son las armas indispensables para romper con la brecha causada por la diferencia de edades en una institución educativa.”

    REFERENCIAS

    Beltrán, J. (1995). Psicología de la educación. Barcelona, España: Editorial Boixareu Universitaria Marcombo. Recuperado de https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=AwYIq11wtjIC&oi=fnd&pg=PR5&dq=motivar+a+los+estudiante+&ots=zZxg2fsl9q&sig=Y8WNf2PGmhyUov_xDcLdewqB0SA#v=onepage&q=motivar%20a%20los%20estudiante&f=false

    Del Valle, M. (2010). La repitencia en primer grado. Factores que influyen e impacto en los grados siguientes. Guatemala: Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa, Ministerio de Educación. Recuperado de http://www.empresariosporlaeducacion.org/sites/default/files/19n_repitencia_primer_grado_mineduc_marzo2010.pdf

  3. DANIEL ALEXANDER RUEDA VILLAREAL

    En el desarrollo de mi práctica docente, me he enterado de algunas situaciones que tienen que ver con la repetición de grados y en particular sobre quiénes son los niños que siempre repiten grados, lo cual me obliga a tener más cuidado con estos niños que con aquellos que no tienen este problema, pero soy consciente de que por múltiples razones hay diferencias a nivel cognitivo entre los chicos de un grupo determinado. Es normal que al terminar el año académico uno que otro chico no pase al siguiente grado porque no demostró estar capacitado para el siguiente nivel, al terminal el periodo se escucha muchos comentarios sobre alumnos que reinciden en la pérdida de las asignaturas. Esta situación debe manejarse con mucho tacto y sabiduría pues el objetivo del proceso de enseñanza-aprendizaje es lograr un rendimiento total, aunque sabemos que es muy difícil, así se hayan hecho los mejores esfuerzos, siempre se van a presentar casos de uno, dos o tres chicos que no logran responder a las expectativas. Esta situación será analizada minuciosamente para tomar los correctivos del caso.

    Este fracaso se traduce en suspensos y si son muy reiterados, pueden provocar la repetición de algún curso escolar. A menudo, el único criterio utilizado para valorar el éxito o el fracaso escolar del estudiante son las calificaciones que, en muchas ocasiones, no reflejan lo que realmente sabe o no el niño, dejando al margen de la evaluación aspectos importantes del desarrollo afectivo, social o emocional. (López, 2018)

    Un factor negativo que debemos tener en cuenta en la evaluación de los niños, son las calificaciones, pues en muchos casos son cifras muertas que no hablan de otros aspectos diferentes como el afectivo y emocional, que sin lugar a dudas son de gran significado a la hora de determinar y promover al siguiente grado. Se ha notado que muchos chicos tienen buenas calificaciones, pero dichas calificaciones no representan un verdadero aprendizaje, porque a veces los chicos solo logran memorizaciones que al fin de cuentas son de menor importancia, cuando se trata de medir otro tipo de conocimientos.

    Por otra parte, la institución educativa debe contar con programas de apoyo a los estudiantes que repiten, que no sean una mera réplica de los contenidos ya trabajados, si no que contemplen el acompañamiento psicopedagógico para abordar los fenómenos psicológicos asociados a la repitencia escolar tales como la tristeza, trastornos del ánimo y rechazo escolar. (Alemán, 2017)

    La repetición de un grado debe llevar a la institución a plantear otro tipo de estrategias, es decir, enfocar la problemática desde otras perspectivas, pues la repetición de contenidos no van aportar nada en la resolución del problema; se trata de plantear y analizar el componente psicopedagógico, donde todo tiene su implicación. El manejo emocional es muy importante para determinar causas y consecuencias y tener en cuenta aspectos tales como la tristeza, la timidez, los afectos y porque no decirlo la condición social como factores que inciden negativamente en el logro de los objetivos y la no consecución de los mismos. Debemos mirar al niño como un mundo y como un ser complejo, donde la mera nota no refleja el conocimiento, solo es una medida. El reto es determinar desde el componente psicopedagógico porque determinado niño está con bajo rendimiento escolar.

    “la repetición de grados nos debe lleva a mirar al niño desde un componente psicopedagógico”

    Referencias:

    López, S. (2018, 20 de febrero). El gran problema del fracaso escolar [web log post]. Recuperado de https://www.eldinamo.cl/blog/el-estigma-de-la-repitencia-escolar/

    Alemán, L. (2017, 13 de abril). El estigma de la repitencia escolar [web log post]. Recuperado de http://blog.smconectados.com/2018/02/20/el-gran-problema-del-fracaso-escolar/

Deja un comentario