BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / MOTIVACIÓN EN EL DOCENTE

MOTIVACIÓN EN EL DOCENTE

En el proceso de enseñanza – aprendizaje siempre se habla de la motivación como un factor fundamental para el buen desarrollo de una clase, dicha motivación puede ser intrínseca, cuando el estudiante se encuentra motivado sin ninguna intervención; la motivación extrínseca por el contrario hace referencia a la motivación por factores externos. La motivación también se puede ver influenciada por otros factores, tal como lo afirma Guillén (2012) “… En la motivación intervienen contextos familiares o culturales”.

Se tiene muy en cuenta la motivación del estudiante, en donde la persona encargada de mantenerlos motivados en una mayor medida será el profesor. En un salón de clase debe primar la motivación, ya que sin ella el proceso tanto de enseñanza como de aprendizaje no será efectivo y por esta razón la motivación debe estar presente tanto en el estudiante como en el profesor.

Siempre se escucha hablar de la motivación dentro del aula de clase, haciéndolo referente a la motivación que el niño debe tener por aprender, pero poco se escucha de la motivación que el docente debe tener por enseñar. La motivación que un profesor tenga en una clase se verá reflejado en la forma como él se proyecta con su grupo, tanto  físicamente, ya sean factores de voz, de vestimenta o de expresión corporal; como actitudinalmente, ya que la actitud que un profesor refleja frente a un curso será diferente si se encuentra o no motivado. Creo que la motivación que un docente tiene es más importante en el un aula de clase que la motivación del estudiante, ya que si un docente se encuentra motivado podrá llamar la atención y motivación de sus niños.

“Un docente sonriente puede crear alumnos sonrientes. Un docente apasionado tiene más probabilidad de crear alumnos apasionados. Y todo lo contrario: Imaginemos a un docente aburrido o que no le guste lo que hace. Dudo mucho que despierte algo útil en sus tutelados.” Sáenz (citado por El mundo 2016).

Personalmente, considero que la motivación de los docentes se ve muy influenciada por los estudiantes, esto de la motivación es como el dar y recibir, ya que los estudiantes deben estar motivados por el profesor, pero el profesor también se motiva con la actitud de un determinado grupo o salón; ahora bien, si antes hablé de la motivación del docente como un factor que se puede influenciar externamente, también se debe hablar de la motivación que el docente asume individualmente. Un profesor debería estar motivado desde el momento en que elige la docencia, lo que para mí es llamado vocación. Un docente siempre refleja una actitud positiva y agradable en un salón de clase, pese a los problemas que tenga, un docente con vocación siempre querrá hacer y preparar lo mejor para sus estudiantes.

Los cursos que manejo son muy diferentes, en algunos cursos se pueden trabajar de diversas maneras, ya sea con juegos o dinámicas diferentes a las de la clase magistral, pero hay cursos con los que no se pueden realizar ciertas actividades, como por ejemplo trabajar con juegos, porque los niños se dispersan y no trabajan en lo que se pide.

A veces los profesores pensamos tanto en actividades que nos ayuden a explicar mejor un tema, para que los niños lo comprendan y lo asimilen mejor, pero nos encontramos con que los niños no responden adecuadamente a esa actividad. La motivación que se tuvo en pensar, diseñar y preparar tu clase se ve truncada y eso a mi parecer desmotiva. Los docentes preparamos nuestras clases pensando en que a los niños les va agradar, pero la actitud que ellos asumen desmotiva y hace que el docente pierda esa motivación. “El buen profesor/a se enfrenta cada día a muchos desafíos, y serán muchas las caídas a lo largo de su labor.” Rodríguez (). Como docentes debemos levantarnos de cada caída y seguir adelante para llevar una buena enseñanza.

El docente debe estar motivado intrínsecamente desde un inicio, ésta motivación no se debe afectar por los factores externos que se presentan en el aula de clase, si la desmotivación ocasionada externamente es más grande que la motivación interna, el profesor fracasará.

Algunos niños son muy desjuiciados, desatentos, irresponsables e irrespetuosos. Algunos de mis estudiantes tienen estas características y la verdad desmotivan mucho, pero cuando niños se acercan y te dicen “profe me gustó mucho su clase, es muy divertida”, todo lo que preparas vuelve a tener sentido. No todos los niños te desaniman y comentarios positivos de lo que estás haciendo hacen querer aún más tu profesión.

 

 

“La vocación debe ser mayor que la desmotivación”

 

REFERENCIAS

Acerca de ... MARÍA ALEJANDRA LUNA PANTOJA

Check Also

LA IMAGINACIÓN

“La imaginación es la capacidad humana para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, abrir puertas a ...

Deja un comentario