BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / MOTIVACIÓN EN EL DOCENTE

MOTIVACIÓN EN EL DOCENTE

En el proceso de enseñanza – aprendizaje siempre se habla de la motivación como un factor fundamental para el buen desarrollo de una clase, dicha motivación puede ser intrínseca, cuando el estudiante se encuentra motivado sin ninguna intervención; la motivación extrínseca por el contrario hace referencia a la motivación por factores externos. La motivación también se puede ver influenciada por otros factores, tal como lo afirma Guillén (2012) “… En la motivación intervienen contextos familiares o culturales”.

Se tiene muy en cuenta la motivación del estudiante, en donde la persona encargada de mantenerlos motivados en una mayor medida será el profesor. En un salón de clase debe primar la motivación, ya que sin ella el proceso tanto de enseñanza como de aprendizaje no será efectivo y por esta razón la motivación debe estar presente tanto en el estudiante como en el profesor.

Siempre se escucha hablar de la motivación dentro del aula de clase, haciéndolo referente a la motivación que el niño debe tener por aprender, pero poco se escucha de la motivación que el docente debe tener por enseñar. La motivación que un profesor tenga en una clase se verá reflejado en la forma como él se proyecta con su grupo, tanto  físicamente, ya sean factores de voz, de vestimenta o de expresión corporal; como actitudinalmente, ya que la actitud que un profesor refleja frente a un curso será diferente si se encuentra o no motivado. Creo que la motivación que un docente tiene es más importante en el un aula de clase que la motivación del estudiante, ya que si un docente se encuentra motivado podrá llamar la atención y motivación de sus niños.

“Un docente sonriente puede crear alumnos sonrientes. Un docente apasionado tiene más probabilidad de crear alumnos apasionados. Y todo lo contrario: Imaginemos a un docente aburrido o que no le guste lo que hace. Dudo mucho que despierte algo útil en sus tutelados.” Sáenz (citado por El mundo 2016).

Personalmente, considero que la motivación de los docentes se ve muy influenciada por los estudiantes, esto de la motivación es como el dar y recibir, ya que los estudiantes deben estar motivados por el profesor, pero el profesor también se motiva con la actitud de un determinado grupo o salón; ahora bien, si antes hablé de la motivación del docente como un factor que se puede influenciar externamente, también se debe hablar de la motivación que el docente asume individualmente. Un profesor debería estar motivado desde el momento en que elige la docencia, lo que para mí es llamado vocación. Un docente siempre refleja una actitud positiva y agradable en un salón de clase, pese a los problemas que tenga, un docente con vocación siempre querrá hacer y preparar lo mejor para sus estudiantes.

Los cursos que manejo son muy diferentes, en algunos cursos se pueden trabajar de diversas maneras, ya sea con juegos o dinámicas diferentes a las de la clase magistral, pero hay cursos con los que no se pueden realizar ciertas actividades, como por ejemplo trabajar con juegos, porque los niños se dispersan y no trabajan en lo que se pide.

A veces los profesores pensamos tanto en actividades que nos ayuden a explicar mejor un tema, para que los niños lo comprendan y lo asimilen mejor, pero nos encontramos con que los niños no responden adecuadamente a esa actividad. La motivación que se tuvo en pensar, diseñar y preparar tu clase se ve truncada y eso a mi parecer desmotiva. Los docentes preparamos nuestras clases pensando en que a los niños les va agradar, pero la actitud que ellos asumen desmotiva y hace que el docente pierda esa motivación. “El buen profesor/a se enfrenta cada día a muchos desafíos, y serán muchas las caídas a lo largo de su labor.” Rodríguez (). Como docentes debemos levantarnos de cada caída y seguir adelante para llevar una buena enseñanza.

El docente debe estar motivado intrínsecamente desde un inicio, ésta motivación no se debe afectar por los factores externos que se presentan en el aula de clase, si la desmotivación ocasionada externamente es más grande que la motivación interna, el profesor fracasará.

Algunos niños son muy desjuiciados, desatentos, irresponsables e irrespetuosos. Algunos de mis estudiantes tienen estas características y la verdad desmotivan mucho, pero cuando niños se acercan y te dicen “profe me gustó mucho su clase, es muy divertida”, todo lo que preparas vuelve a tener sentido. No todos los niños te desaniman y comentarios positivos de lo que estás haciendo hacen querer aún más tu profesión.

 

 

“La vocación debe ser mayor que la desmotivación”

 

REFERENCIAS

Acerca de ... MARÍA ALEJANDRA LUNA PANTOJA

LEA TAMBIÉN

Importancia del Repaso

Ante la evidente cantidad de materias, el repaso es una herramienta que se utiliza muchísimo, ...

2 comments

  1. ALEJANDRA PATRICIA HERNÁNDEZ ALVIS

    Estoy de acuerdo con la compañera Alejandra, ya que un estudiante desmotivado aun sin ser su intención puede llevar a sus compañeros a su estado de desánimo y pereza; porque una actitud negativa es más contagiosa que una actitud positiva, es por esto que si un alumno empieza a hacer algarabía sus compañeros, mientras que si un alumno es respetuoso y sigue las normas sus compañeros no seguirán su ejemplo; es más fácil que todos sus compañeros sigan el camino del compañero que hace alboroto. Los profesores debemos estar pendientes de todo el entorno del aula y para ello los grupos de desorden se pueden volver una herramienta en el aula como lo dice el libro Revivir las aulas: Un libro para cambiar la educación de Axel Rivas “En tiempos de dispersión está en las escuelas el poder de la paciencia. La fuerza de cuidar de cada alumno, del más débil, de los diferentes. La fuerza del grupo constante y unido, de trabajar colaborativamente” (p.22)
    Por esta razón, si no existe motivación, por demasiados problemas de la casa, esto puede hacer que el colegio solo sea algo para entretenerse y por esta razón, el estudiante presenta demasiada indisciplina, puesto que piensa que el ir al colegio es solo jugar y empiezan los casos de proceso disciplinario que nunca se terminan.
    Es decir, cuando su motivación extrínseca está mal orientada el docente tiende a quedarse sin herramientas para ayudar al alumno, ya sea para llamar la atención o hacer de su clase un momento ameno o importante para todos, puesto que como docentes sabemos que los temas que damos a nuestros estudiantes son necesarios para su proceso de aprendizaje.
    Para el estudiante siempre es importante demostrar para que le va a servir el tema o temas que se darán a conocer en clase de esta manera su motivación estará del lado del docente y por ende del aprendizaje como dice Ian Gilbert en su libro Motivar para aprender en el aula: las siete claves de la motivación escolar(2005) “Estimular a los jóvenes a que trabajen con esta actitud de centrarse en objetivos es una de las mejores actividades que podemos enseñarles y que van a conservar de forma activa y gratificante durante toda la vida.”(p.1)
    De esta manera podemos encontrar mejores resultados en sus procesos de aprendizaje aun con casos de estudiantes pasivo, desinteresados, facilistas que tienen el pensamiento de gana un título de manera fácil es decir si paso con un 3.0 es suficiente, puesto que con eso puedo pasar el año escolar, sin tener en cuenta que pierden al solo querer obtener un tres sin gran esfuerzo; con ellos que tienen estos estilos de aprendizaje tienden a desmotivarse de manera más fácil y rápida dando como resultado que el docente tenga un trabajo mucho más duro a la hora de motivar.
    Por esta razón cuando los estudiantes están haciendo demasiado alboroto se debe encontrar el foco de central darle el apoyo o la motivación adecuada a el alumno y se empezará a ver cambios importantes en el aula, los cuales nos ayudaran a mejorar la forma como ellos se comunican y cómo ellos deben reaccionar ante ciertos aspectos de su contexto.
    No todos estamos siempre de buen humor, como dice el dicho “no somos monedita de oros para caerle bien a todo el mundo”, esto como docente es muy importante, ya que algunos estudiantes al no llevarse bien con el profesor rechazan de manera directa aquello que el docente le está enseñando sin importar si ese conocimiento de verdad le sirve, esta es una de las razones por las que los estudiantes a veces tienen vacíos en sus conocimientos de algunos temas importantes, que en algún momento perdieron significado para el estudiantes porque el docente no era de su agrado.
    En mi experiencia en la práctica docente he podido encontrar que los estudiantes se desmotivan cuando se les decía que no se iba a poder ir a la sala de computadores y por diferentes razones (ya sea el vamos a trabajar en el aula o no están las llaves del aula de tecnología) los niños están predispuestos a que el área de tecnología e informática solo se debe hacer en el laboratorio de informática.

    “Un estudiante desmotivado es una persona con su mente en otro lugar”
    BIBLIOGRAFIA
    1. Rivas, A. (2014). Revivir las aulas: Un libro para cambiar la educación. Recuperado de https://books.google.com.co/books?id=Rh3mAgAAQBAJ&pg=PT195&dq=la+fuerza+del+grupo+en+el+aula&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwje6qOa1t_aAhWNtVkKHeI6BokQ6AEIKDAA#v=onepage&q=la%20fuerza%20del%20grupo%20en%20el%20aula&f=false
    2. Gilber, I. (2005). Motivar para aprender en el aula: las siete claves de la motivación escolar. Recuperado de http://www.xtec.cat/~ilopez15/materials/ambitpedagogic/motivacio/motivarparaaprenderenelaula.pdf

  2. KATHERINE VIVIANA DELGADO TELLO

    Es evidente que en la actualidad, la mayoría de los estudiantes de las diferentes instituciones educativas están sufriendo de una desmotivación al momento de ir a clases, hacer trabajos y por aprender, lo cual ha ocasionado un bajo rendimiento académico en ellos, y esto ha traído como consecuencia una disminución de la calidad educativa en las diferentes instituciones. Ibáñez (2016) afirma “La motivación es lo que mueve a la persona en una dirección y con una finalidad determinada; es la disposición al esfuerzo mantenido por conseguir una meta. Constituye, por tanto, un factor que condiciona la capacidad para aprender “.
    Hoy en día, algunos docentes luchan por despertar la motivación en los estudiantes, realizando diferentes modificaciones tanto a los contenidos como a las actividades planteadas para las clases, con el fin de que se encuentren más afines con los gustos actuales de los estudiantes, los cuales han cambiado gracias al avance tecnológico que se tiene en la actualidad y la gran cantidad de información a que se tiene acceso.
    Como licenciados en informática, tenemos una gran ventaja respecto a los materiales, recursos, herramientas y actividades que podemos usar para nuestras clases, ya que contamos con los conocimientos necesarios para manejar recursos digitales y herramientas tecnológicas, que en la actualidad son de más interés para los estudiantes. Pero cabe aclarar que si estas herramientas son usadas de forma inadecuada sólo servirán como distractores que afectará el cumplimiento de las metas o logros establecidos para el área.
    Al hablar de áreas tales como Educación física, recreación y deportes, Tecnología e informática y Educación artística los estudiantes en general sienten una motivación intrínseca al aprender, puesto que en estas áreas se da un cambio respecto al desarrollo de las clases, ya que se hace uso de otras aulas, las estrategias y metodologías son de más agrado para los estudiantes y para algunos son momentos y espacios adecuadas para desestresarse de otras áreas tales como Matemáticas, Humanidades, lengua castellana e idiomas extranjeros, entre otras.
    Desde que empecé mi práctica pedagógica en la Institución, las primeras preguntas que me hicieron los estudiantes de los diferentes grados a los cuales dicto clases fueron: ¿Nos va a llevar a los computadores?, ¿Nos va a dejar jugar? Mi respuesta a esas preguntas fue que si se portan bien y realizan las actividades en clase podremos ir al aula de informática, los niños al escuchar esto tuvieron una reacción positiva, puesto que su comportamiento y desempeño en el aula mejoró; además los mismos niños ayudaban a que sus compañeros se porten bien en la clase para poder ir al aula de informática.
    En el periodo académico que paso, no fueron muchas las veces que se llevó a los niños al aula de informática, puesto que el primer periodo se trabajó temas relacionados a tecnología y artefactos. Pero las pocas veces que ellos tuvieron acceso a los computadores se evidencio el ánimo y alegría que los estudiantes tenían por trabajar con el computador, esto puede deberse a que muchos de ellos no tienen acceso a un computador en sus casas o sus padres no les dejan usar este tipo de herramientas.
    También me he dado cuenta que la motivación de los estudiantes tiene mucho que ver con la actitud del docente e interacción que él tenga con sus estudiantes, puesto que si el docente llega sin ganas, sin entusiasmo a clase, los estudiantes perciben este tipo de actitudes y ellos empezarán a tener comportamientos negativos en clase, se dispersaran de los temas a trabajar y se perderá en control del grupo. El tener y transmitir actitudes positivas a los estudiantes los animara y motivara hacía el aprendizaje, el felicitarlos por las actividades bien realizadas los motiva a ser cada vez mejores y hacer las cosas en menor tiempo. Esto me ha dado resultado con los estudiantes que son considerados indisciplinados, puesto que al darles palabras de felicitaciones o acciones tales como “chocar los cinco” con ellos cuando realizan bien una tarea, ha ocasionado que este tipo de estudiantes ya no creen desorden en las clases y los enfoca a trabajar en ellas.
    Según García (2018)
    (…) la interacción entre el profesor y el alumno es más importante para el proceso de aprendizaje que los factores estructurales, como los materiales educativos y el tamaño de la clase. Esta relación entre alumno y profesor es importante no solo en los primeros años escolares, sino también más tarde, cuando los desafíos se vuelven mayores.

    Si despertamos y mantenemos la motivación en nuestras clases, los estudiantes revoltosos serán cosas del pasado

    REFERENCIAS
    • García, A. (2018, 27 de enero). Importancia de la motivación: Qué es, cómo interviene en el aprendizaje y 10 consejos para fomentarla [Web log post]. Recuperado de https://blog.cognifit.com/es/importancia-motivacion/
    • Ibáñez, A. (2016, Julio 17). LA DESMOTIVACIÓN Y EL FRACASO ESCOLAR – LA MOTIVACIÓN EN EL APRENDIZAJE. Recuperado de http://www.laeducacioncuantica.org/educacioncuantica/SEducacionCuantica?PN=16&PE=2&WEBLANG=1&NOTICIA=918

Deja un comentario