BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Miedo a hablar en público

Miedo a hablar en público

El hablar en público, el expresar las ideas propias delante de otros o trabajar con varias personas desconocidas puede ser un problema para muchos, incluidos nuestros estudiantes.

Jarillo & Sebastià afirman:

Los estudiantes, a lo largo de su vida académica se enfrentan a situaciones de exposición ante personas que les escuchan o les observan que hacen aflorar en su interior pensamientos y emociones de miedo y malestar. Estos sentimientos de inferioridad, miedo o pánico se les denomina: Miedo escénico. (p.2)

Sentir miedo a hablar en público en algunas ocasiones puede ser más normal de lo que parece, lo importante es poder superar el pánico para que no intervenga con el normal desarrollo de nuestras actividades, claro que decirlo, puede ser más fácil que hacerlo. Cuando este sentimiento es frecuente e incontrolable puede causar la desconcentración e incomodidad continua de nuestros estudiantes.

Antony (2010) afirma:

La ansiedad social se convierte en un problema cuando ocurre con demasiada frecuencia e intensidad, tanto que la persona se ve alterada por el nivel de la ansiedad, tiene dificultades operativas, y es incapaz de alcanzar objetivos importantes en su vida.(p.20)

Por tanto, este miedo escénico puede causar que las personas eviten estar expuestos a momentos que les causan este tipo de incomodidad. En el aula de clases esto puede ser traducido o visto en estudiantes que prefieren ganarse una mala nota a salir a exponer, otros no responden preguntas realizadas en público y algunos evitan el trabajo en grupo o cualquier actividad que implique interacción social.

Los docentes somos los encargados de buscar estrategias que nos ayuden a darle solución a este inconveniente. Se tiene que tener en cuenta que cada persona tiene una manera particular de aprender y de interactuar socialmente; se debe que realizar una observación detallada del estudiante o estudiantes que presentan esta particularidad para así poder implementar las estrategias adecuadas que le permitan al alumno progresar y no quedarse estancado.

Hay muchas estrategias que pueden ayudar a una persona a superar o por lo menos controlar su pánico escénico; lo importante es apoyar a los estudiantes, guiarlos en el proceso y no pretender que venzan su miedo de un día para otro.

El ideal es hacerle ver a un chico o chica que su palabra cuenta, que ellos pueden expresarse y dar sus puntos de vista de cualquier tema siempre y cuando lo hagan con respeto y criterio. Es deber de los docentes despertar el espíritu crítico y propositivo de los estudiantes para así asegurar un futuro donde las ideas pesen más que la guerra y la información verdadera más que los rumores.

“Nacer, crecer y morir; todo en la vida es un proceso” (Morales, 2018).

 

Referencias

Jarillo, M &  Sebastià, M. El miedo escénico Proyecto de innovación educativa . Fòrum de recerca, 2012, núm. 17, p.939-962. Recuperado de http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/77047/-serveis-scp-publ-jfi-xvii-psicopedagogia-11.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Antony, M. (2010). Cómo superar la timidez y el miedo a hablar en público. Barcelona, España: Amat.

Acerca de ... HARLEY ALEJANDRO MORALES RUALES

LEA TAMBIÉN

Importancia del Repaso

Ante la evidente cantidad de materias, el repaso es una herramienta que se utiliza muchísimo, ...

3 comments

  1. ALEJANDRA PATRICIA HERNÁNDEZ ALVIS

    Estoy de acuerdo con lo que escribe el autor de la entrada, puesto que a menudo, al igual que a nuestros estudiantes, nos sucede la misma situación de pánico; por ejemplo, tener que bailar en frente de nuestros compañeros, realizar una exposición o mientras damos a conocer alguna información, puede llegar a producir ésta molesta sensación que en muchas ocasiones puede alterar el normal desarrollo de las actividades académicas o profesionales de una persona. En una situación de exposición por una nota final o cualquier otra actividad académica, se debe aprender cómo manejar ese pánico escénico, todo es un proceso que debe realizarse y superarse, por esta razón, el apoyo a nuestros estudiantes debería ser algo que se haga todo el tiempo, ya que cuando se atraviesan este tipo de situaciones, el primer pensamiento que pasa por nuestro cerebro es que los compañeros de clase se van a reír o burlar de algún modo. Siendo seres humanos, tenemos por generalidad esa tendencia a tener temor de expresar nuestras ideas en público y por esto no es extraño que a nuestros estudiantes de práctica les suceda lo mismo, como lo expresa (Fabra, 2007),
    Sudores en las manos, tartamudeo, boca seca y afonía son algunos de los síntomas que se pueden presentar a la hora de hablar en público. Los alumnos han de afrontar, a lo largo de su carrera, la defensa oral y en público de proyectos y exámenes. Hay quien no ve ningún problema en ello o que, incluso, se desenvuelve mejor con las palabras.
    Por esta razón, como docentes, lo primero que debemos hacer es documentarnos oportunamente para apoyar a nuestros estudiantes de la mejor forma posible y así poder ayudar a nuestros alumnos a incrementar su seguridad ante el público, esto se logra a través de la promoción de ambientes de aprendizaje sanos, en los cuales, docentes y estudiantes logren tener buenas relaciones interpersonales y una convivencia armónica, como lo dice (El Tiempo, 2016), “(…) otros aspectos, como las buenas relaciones entre estudiantes y docentes o actividades académicas motivadoras e incluyentes, que deben tenerse en cuenta para garantizar una buena educación de niños y jóvenes”.
    Dentro de uno de los salones con los cuales tengo práctica, he notado a un estudiante bastante inseguro al hablar en público, de hecho, prefiere ganarse un cero antes que expresar ideas o respuestas sencillas acerca de un tema, ante sus compañeros. Esta situación es algo preocupante, debido a que la habilidad de expresarse en público es vital para el desarrollo personal y profesional de una persona. En ocasiones, esta apatía hacia expresar ideas en público puede tener origen en algún problema psicológico o familiar, cuestiones que son prudentes descartarse a través de orientación escolar en cada institución educativa. Como lo expresa (Cala, 2014), “El tratamiento ideal tendría que incidir en un buen trabajo postural, en una correcta alimentación, en el ejercicio físico, la terapia corporal, la inteligencia emocional y las técnicas de relajación adecuadas para cada persona”.
    En mi caso, lo que he tratado de hacer es motivar al estudiante mediante comentarios positivos que lo impulsen hacia lograr el objetivo de vencer su timidez y poder hablar con elocuencia y tranquilidad ante cualquier público.
    Es importante que nuestros estudiantes comprendan la importancia que tiene aprender a hablar en público, tenemos que hablarles de la importancia del respeto entre quienes conviven dentro de un mismo entorno social demostrarles que están en un lugar donde van a ser escuchados con respeto, de esta manera, los estudiantes tendrán más confianza para salir a exponer y expresar sus ideas en público.
    El respeto y la seguridad en sí mismos son vitales para un buen proceso de aprendizaje.

    Referencias

    El Tiempo. (16 de Octubre de 2016). El buen ambiente escolar es vital para el aprendizaje. Obtenido de http://www.eltiempo.com/vida/educacion/importancia-del-ambiente-escolar-para-el-aprendizaje-48178
    Fabra, M. (11 de Mayo de 2007). Estudiantes ante el miedo escénico. Obtenido de https://elpais.com/diario/2007/05/11/cvalenciana/1178911103_850215.html

  2. FREDDY ALEXANDER ZAMBRANO GÓMEZ

    Te doy la razón, el pánico escénico es más normal de lo que parece. Tal vez soy una de las personas que trataba de huir cuando se trataba de exposiciones, comentar una idea frente a todos mis compañeros e incluso me quedaba con dudas para evitar hablar en público.

    Me di cuenta que ese era un gran problema y que realmente me limitaba mucho, debido a que en varias ocasiones lo que yo quería expresar no lo podía comunicar, solamente quedaba en mi mente. Recuerdo que en varias ocasiones mis ideas eran claras sobre algo y frente a mis amigos sobresalía mi forma de pensar, sin embargo, a la hora de transmitir esas ideas a un público determinado, no lo podía hacer; el temor me hacía decir cosas incorrectas.

    Al reconocer dicha problemática pude empezar a trabajar en ello, pues el reconocer el problema es el primer paso para modificar hábitos o habilidades de una persona, en este caso necesitaba mejorar mis habilidades de comunicación. En seguida, empecé a buscar por qué motivo no podía transmitir lo que yo estaba pensando, sin embargo, no es el único efecto en el cuerpo que genera el pánico escénico, según Nagy (2014): “La sensación del pánico escénico puede disminuir al hacer frecuentes apariciones en público, pero posiblemente nunca desaparezca; es una respuesta defensiva del organismo que se produce a nivel cognitivo, fisiológico y conductual” (p.2).

    De acuerdo a esto, a nivel fisiológico: me sucedía que sudaba en exceso, me sonrojaba con facilidad y la frecuencia cardiaca de mi corazón incrementaba. Los cambios que mi cuerpo presentaba se debían a algo y esto me causaba curiosidad; encontré que las hormonas juegan un papel importante en estas situaciones.
    García (2013):

    Los ataques de pánico son más comunes de lo que muchos piensan. Es una desregulación del sistema defensivo/adaptativo, marcada por la ansiedad, la cual se dispara sin estímulos y llega a su máxima expresión, el pánico, en pocos segundos o minutos. El cuerpo se prepara para una situación de emergencia, como si estuviera a punto de atacar o correr; la sangre recibe grandes cantidades de hormonas, como el cortisol, la adrenalina y la noradrenalina; las pupilas se dilatan para ampliar el campo visual; el corazón late hasta cinco veces más rápido; la sangre se retira de las funciones digestivas y se dirige hacia las extremidades; y la respiración acelera para que ingresen mayores cantidades de oxígeno al organismo. Toda esta transformación se produce en pocos segundos.

    En mi caso, esta cantidad de hormonas estaba influyendo de muy mala manera en mi labor como estudiante, los trabajos expositivos a lo largo de mi carrera profesional cada vez eran más, y también me preocupaba porque como docente iba a requerir una fluidez verbal bastante buena, de hecho, los mejores docentes son los cuales se hacen entender de una manera más eficiente y para esto se requiere tener unas buenas habilidades comunicativas; pues tenía que empezar a mejorar.

    Para ser un experto se requiere practicar y es lo que he hecho. El único remedio para el pánico escénico es practicar. Cabe resaltar que no siempre se va a dejar de sudar, de enrojecerse, etc. Pero sí se puede controlar el pánico para que este no nos afecte. El miedo nunca se va a dejar de sentir al enfrentarnos a un público porque cada vez nos enfrentamos a gente distinta, a nuevos y grandes retos.

    Mi gran reto ahora es incitar a mis estudiantes a mejorar sus habilidades comunicativas, para que no tengan problemas como los míos en un futuro. Como docentes debemos propiciar espacios y actividades que permitan a los estudiantes trabajar en dichas habilidades, estas actividades pueden ser: dramatizaciones, exposiciones, preguntas en clase, leer en voz alta, debates, entre otros. Y si podemos incluir un toque de creatividad, mostrando estas actividades con buenas dinámicas; así sería más fácil de realizar las actividades para nuestros estudiantes.

    Practicar, practicar y practicar para mejorar.

    Referencias bibliográficas

    Nagy, Janos. (2014, enero). El miedo escénico. Revista digital para profesionales de la enseñanza. 26(7), 1-5. Recuperado de https://www.feandalucia.ccoo.es/docuipdf.aspx?d=10781&s=

    García, Solange. (2013). Ataques de pánico: cómo tratar el trastorno de ansiedad. Revista Concepto Estético. 41. Recuperado de http://www.conceptoestetico.com.ar/ediciones-anteriores/41/ataques-de-panico.php

  3. Diariamente utilizamos la comunicación en cualquier contexto de nuestras vidas, especialmente para un docente este es uno de los medios más utilizados para compartir conceptos, un docente debe buscar siempre en sus clases generar un dialogo, porque dialogar es una comunicación bidireccional entre los docentes y los estudiantes, buscando la construcción de sus propios conceptos, obviamente acompañado de otras múltiples habilidades y ayudas.

    De alguna manera, generar una buena comunicación con tus estudiantes implica; que tus estudiantes ya no sean simples receptores pasivos, lo que sería una simple transmisión de conocimientos, si no que ellos van a empezar a interactuar con el conocimiento, para que estos conceptos no sean intrascendentes; mejor sea un conocimiento interiorizado, de tal forma que verdaderamente lo entendieron, para que posteriormente este conocimiento pueda contextualizarlo y aplicarlo a su entorno.

    Alpízar (2009) expresó:

    La comunicación permite la interacción entre el profesor y el alumno, si esta se logra de manera eficaz, se genera una acción en común, estableciendo una relación de intereses tanto cognoscitivos como emocionales, lo que facilita la comprensión del mensaje que se intenta transmitir, llevando a los alumnos a la convicción de que hacer esto es de provecho para la formación.
    Las concepciones educativas actuales coinciden en el proceso docente educativo como un proceso comunicativo , donde prevalecen las relaciones horizontales entre docentes y donde el alumno asume un papel activo y protagónico ante su propio desarrollo.

    La comunicación es una forma de expresión de conceptos, características, sentimientos, defectos, entre muchos otros. Un tipo de comunicación de comunicación son las exposiciones o conferencias preparadas, en mi experiencia académica, percibo que la comunicación en publico para los estudiantes es una especie de castigo, en mi caso cuando entre a la carrera de licenciatura en informática, tenía pánico a hablar en público, evidenciando una inadecuada preparación sobre la forma en que se hacen las exposiciones en los colegios, ya que como todos sabemos en la mayoría de colegios, los estudiantes a la ora de exponer simplemente llegan a leer diapositivas, muchas veces sin ni siquiera entender lo que están leyendo.

    La habilidad de hablar en público, en los colegios es olvidada, dicha habilidad no se trabaja a la hora de realizar una exposición, posteriormente se evidencian estas falencias en la vida universitaria o laboral, creando miedo a hablar en público, si preparamos a nuestros estudiantes en esta habilidad tan básica y necesaria para toda la vida, posteriormente les evitaremos muchos problemas y traumas en su diario vivir, porque es una habilidad muy solicitada en nuestra sociedad, ya que muchos entornos requieren que expreses tus ideas; apoyándolas con buenos argumentos para generar un convencimiento en las demás personas.

    Nelson (2015) expresó:

    En el colegio, a los niños se les obliga a estudiar muchas asignaturas y algunas tan difíciles como pueden ser las matemáticas, la física o la química. Sin embargo, aprender a hablar en público, con lo importante que es, no está incluido en el currículo escolar. Hoy, en The Toy Blog, te ofrecemos las claves para enseñarles cómo. Por que recuerda, la oratoria no es un don. Es un arte que se aprende.

    Gracias a la oratoria, los pequeños logran desarrollar habilidades importantes como el saber organizarse, debatir, argumentar o defender una idea. La persuasión y el liderazgo también se cultivan hablando en público. Por eso es necesario que aprendan a perder el miedo y saber comunicar una idea.
    Despertemos gusto en nuestros estudiantes, sobre el arte de comunicar nuestras ideas en todo tipo de situación.

    Bibliografia

    Alpízar, M. (2009, 19 de julio). Comunicación efectiva profesor-alumno. ACTUALIDAD EDUCATIVA. Recuperado de: https://actualidadeducativa.com/comunicacion-efectiva-profesor-alumno/

    Nelson, C. (2015, 24 de junio). La importancia de hablar en público[THE TOY blog]. Recuperado de: http://blog.famosa.es/la-importancia-de-hablar-en-publico/

Deja un comentario