BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Aprender jugando.

Aprender jugando.

El juego es una actividad que ha aportado a la construcción del individuo y a la sociedad. Es una actividad innata al ser humano, que se relaciona con el gozo, placer y diversión. Su relevancia en el proceso de enseñanza-aprendizaje es reconocida, pues se considera que acoplada en una actividad didáctica favorece el desarrollo cognitivo, afectivo y comunicativo, aspectos indispensables en la construcción social del conocimiento. Resultados de diferentes investigaciones en enseñanza y aprendizaje, dan muestra de que el juego favorece la creatividad, el espíritu investigativo y despierta la curiosidad por lo desconocido, lo cual es un factor fundamental a la hora de generar preguntas.

El juego es una actividad que practican los humanos y los cachorros de las especies animales más elevadas desde temprano desarrollo, cada cual imitando a los adultos, y con el fin fisiológico de gastar energía. Como lo expresa Garvey (1985) “El juego es instintivo y  su función consiste en ejercitar capacidades que son necesarias para la vida adulta.” (p.12). El niño y la niña tienen la necesidad de apoyarse sobre lo real, de revivir situaciones, de intensificar personajes para poder afirmarse, situarse afectivamente en el mundo de los adultos y poder entenderlo. El ser humano ha usado el juego siempre con un fin lúdico, y la historia ha situado el juego como una actividad llena de sentido, por medio de él se ha creado la cultura, los primeros procesos cognitivos de las personas y con ello han podido desarrollar habilidades para subsistir.

Es claro que el juego hace de la educación un ambiente llamativo ya que es una actividad que genera placer al ser divertida y contrastar la monotonía de la enseñanza tradicional,  el estudiante se siente protagonista del ambiente de aprendizaje vivido, y los resultados hacen que su formación se alimente sin que él sea consciente de que la dinámica es una tarea más, mediante el juego el niño redescubre la realidad exterior  y hace una nueva restructuración de sus conceptos sobre el mundo, sobre sí mismo conociéndose y formando su personalidad.

Aizencang (2005) menciona:

Incluir lo lúdico en las clases escolares se inspira en una concepción del juego como espacio privilegiado de aprendizaje espontáneo y alienta el hecho de que la participación en instancias lúdicas promueve la construcción de habilidades cognitivas, afectivas y sociales. (p. 100).

El juego en el aula de clases, se convierte en un medio de apoyo de los conocimientos y constituye un refuerzo para su continuo desarrollo, pues mediante este los estudiantes desarrollan las capacidades intelectuales y morales, se inician sus prácticas de sociabilidad, colectivismo, amor y respeto por su entorno. Igualmente, llevar situaciones lúdicas a las aulas le permite al docente la observación constante de cuestiones relativas a la selección de contenidos, construcción de  estrategias didácticas así como también hacer ajustes necesarios a sus intervenciones que generen prácticas de enseñanza con  condiciones de aprendizaje óptimas para los alumnos.

Es importante tener en cuenta que con el desarrollo y crecimiento del niño, el juego igualmente se transforma. Los niños  más grandes se conectan a nuevas formas de practicarlo y cada uno lo va adaptando a su gusto y creatividad. Los docentes deben planear un juego dependiendo del contexto de sus alumnos de tal manera que se encuentren prestos y  desarrollen toda su creatividad, es importante encaminar  a cada niño a que juegue con un fin determinado para cumplir el objetivo educativo del juego como estrategia didáctica, y favorezcan el desarrollo holístico de los estudiantes.

Desalojar la rutina tradicional del aula de clases, un deber del docente.

Bibliografía

Aizencang, N. (2005). Jugar, aprender y enseñar: relaciones que potencian los aprendizajes escolares. Ediciones Manantial.

Garvey, C. (1985). El juego infantil (Vol. 7). Ediciones Morata.

 

Acerca de ... DANIEL ALEXANDER RUEDA VILLAREAL

LEA TAMBIÉN

Importancia del Repaso

Ante la evidente cantidad de materias, el repaso es una herramienta que se utiliza muchísimo, ...

4 comments

  1. KATHERINE VIVIANA DELGADO TELLO

    En los primeros años de vida de las personas la forma en la que adquieren habilidades, destrezas y conocimientos es a través de la imitación y el juego, gracias a ellos los niños que se encuentran en la primera infancia aprenden gran variedad de movimientos, palabras y actividades que a lo largo de su vida seguirán utilizando. Además, es importante destacar que con el juego se puede desarrollar la capacidad de razonamiento en los niños ya que al enfrentarlos a diferentes situaciones, niveles y reglas donde ellos tendrán que analizar las situaciones a las que se ven enfrentados para poder llegar a una solución.
    El juego es uno de los elementos fundamentales en el crecimiento de los niños, ayuda a desarrollar y fortalecer habilidades mentales, físicas y sociales siendo esta última de gran importancia puesto que ayuda a crear relaciones sociales y facilita el desarrollo comunicativo en los niños, además de lograr una espontaneidad al momento de expresar sus ideas, sentimientos, entre otros aspectos. Gracias al juego el niño puede ir identificando el mundo que lo rodea, puede ir aprendiendo de él; puede conocerse así mismo e ir explorando sus capacidades.
    Según Duarte (2013)
    Es importante tener presente el valor del juego en lo que respecta a la estimulación de la imaginación y capacidad de aprendizaje del niño, ya que otorga un espacio para que cada uno pueda ser libre de expresar su creatividad y demostrar su curiosidad. Es un re-conocimiento de las cosas, que posibilita el buen crecimiento del mundo interno, intelectual y emocional del niño.
    Ahora bien, viendo todos los beneficios que el juego les trae a los niños ¿Por qué no usarlos en la educación? Algunas percepciones tradicionalistas ven en el juego un momento de distracción, de pérdida de tiempo el cual no ayudara al desarrollo cognitivo ni a la adquisición de conocimientos académicos en los estudiantes. Pero en la actualidad numerosas corrientes están apoyando un rol activo en el estudiante promoviendo que él sea el principal actor en su proceso de desarrollo cognitivo e integral y es aquí donde el juego puede ser una herramienta de gran importancia para ayudar a dicho desarrollo en los niños y jóvenes.
    En la actualidad se está sufriendo un problema de comunicación entre jóvenes y adultos, esto pude ser por la brecha que ha causado la gran cantidad de tecnología que nos rodea, la cual ha provocado un cambio social y cultural en las diferentes comunidades trayendo como consecuencia en los estudiantes una pérdida de atención, motivación y de ganas por aprender y es aquí donde entra un gran reto para los docentes que es el poder reencaminar este proceso educativo logrando que el estudiante vuelva a tener la motivación necesaria para que este proceso sea exitoso.
    En el juego podemos encontrar un instrumento que nos ayude a mejorar la comunicación con los estudiantes, a ganarnos su confianza, ya que a través de él los niños ya no percibirán ese rol de control de docente-estudiante sino que verán en el docente un rol de guía el cual les ayudara a superar las diferentes dificultades que se presentan en cada situación o nivel del juego y además le brinda al maestro información necesaria y suficiente para conocer de mejor manera a sus estudiantes, así que los beneficios de usar el juego en el aula serán para ambas partes.
    Según como encaminemos las metas de los juegos en nuestras clases podremos tener múltiples beneficios un ejemplo de esto es la profesora Silvia Marín que usa el juego para tres propósitos fundamentales:
    El primero, para desarrollar la atención y mejorar la concentración de sus estudiantes: “Jugando hacemos pausas activas, cambiamos la rutina, nos relajamos y concentramos”. Segundo, como estrategia para mejorar la comunicación con los niños, “conocer mejor sus gustos, necesidades y sus relaciones sociales”.
    Pero, aún más importante, la profesora Silvia utiliza el juego como vehículo para desarrollar sus proyectos de investigación escolar: “Para mí la investigación es un juego, que cautiva y atrae. (Giraldo, 2017)
    Como se puede apreciar el juego nos ofrece innumerables ventajas y beneficios al momento de implementarlo en el aula, pero es importante identificar que juegos desarrollaran las habilidades, destrezas y conocimientos que se desean, por eso es importante el analizar, reflexionar y si es necesario hasta modificar algunos juegos para que así obtengamos los resultados esperados.

    Mediante el juego podemos lograr experiencias más significativas en los estudiantes

    REFERENCIAS
    • Duarte, R. (2013). EL valor del juego en la primera infancia. Clarín, 25967, Recuperado de https://www.clarin.com/entremujeres/hogar-y-familia/hijos/valor-juego-primera-infancia_0_ByUIaKPXe.html
    • Giraldo, A. F. (2017, 11 de julio). Maestros sin miedo a jugar. El Tiempo. Recuperado de http://www.eltiempo.com/vida/educacion/la-importancia-del-juego-en-los-procesos-de-aprendizaje-108020

  2. DANIELA ALEJANDRA NARVAEZ ORTIZ

    Estoy de acuerdo con lo que afirmas en tu entrada. El juego es una actividad innata en los niños, además, de ser un elemento esencial en el desarrollo integral de los estudiantes, ya que para su ejecución se requiere de la interacción y de la actitud social. Por tanto,

    si hablamos de métodos efectivos de aprendizaje, sin duda alguna uno de ellos es el juego. Esto es debido a que si añadimos al juego un componente educativo obtenemos una herramienta única e irremplazable de enseñanza-aprendizaje para cualquier persona. ¿A quién no le gusta jugar? Para los niños jugar es una necesidad y los adultos no son tan diferentes en este sentido. Todos llevamos un niño dentro que siempre está deseando salir (ActivaEduca, 2012).

    En el transcurso de mi práctica docente he evidenciado diversas conductas de mis estudiantes. He identificado que ellos se comportan de forma diferente dependiendo del tipo de clase a la que se enfrenten, también, he reconocido diversos aspectos que interfieren en el entendimiento de las temáticas. Por ejemplo: cuando la clase es monótona y tradicional el estudiante se desinteresa por la materia o actividad propuesta, fomentando la indisciplina, pero cuando en la clase se fomentan las actividades lúdicas, interactivas y participativas el discente se involucra de manera activa, divertida y eficaz en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

    He implementado las actividades lúdicas en mis clases, lo cual ha favorecido la participación y mejorado el interés de mis estudiantes por mis temáticas. Podría decir que los juegos me han facilitado mi labor docente.

    Partiendo de la idea de que a los niños les gusta jugar y divertirse qué mejor estrategia educativa que utilizar los juegos en el aula, como un medio de apoyo, para desarrollar algunas habilidades en el estudiante.

    Tengamos en cuenta que

    El niño juega porque la actividad lúdica le permite ir estructurando y evolucionando en su personalidad. El carácter competitivo, participativo, comunicativo y agonista va adaptándose a los rasgos que rigen esta personalidad. El niño siente el deseo de ejercer un control y dominio total sobre los demás de establecer una comunicación y relación con los que lo rodean por medio de su propio cuerpo y de crear una fantasía liberadora; y encuentra la posibilidad de realizar estos deseos en la actividad lúdica, lo que la define como auténtica expresión del mundo del niño (Meneses & Monge, 2001).

    Por lo cual, el juego se convierte en una experiencia significativa para el estudiante.

    Explota el potencial de tus estudiantes por medio del juego (Narváez, 2018).

    Referencias.

    AntivaEduca (2012, octubre 28). ¿Por qué aprender jugando? [web log post]. Recuperado de http://www.activaeduca.com/?s=%C2%BFPor+qu%C3%A9+aprender+jugando%3F

    Meneses M. M., & Monge A., A. (2001, septiembre 25). El juego en los niños: enfoque teórico. Revista Educación. (25), 113-124. Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/440/44025210.pdf

  3. DIANA MARCELA CALVACHE RISUEÑO

    Estoy de acuerdo con lo expresas en tu escrito, en los primeros años de vida el niño adquiere su conocimiento por medio de imitación y el juego, siendo este segundo una herramienta fundamental para su formación intelectual y motriz, debido a que dentro de él, los niños desarrollan su motricidad fina y gruesa ayudándolos a obtener mejores resultados en el desarrollo de su pensamiento.

    Según Duarte (2013).
    La primera infancia es el período en el cual los seres humanos aprenden y se desarrollan más rápidamente, por lo que resulta necesario que los niños sean cuidados con mucho afecto, cuidados, atención y con una adecuada estimulación -además de buena alimentación- para facilitar un mayor crecimiento y mejor desarrollo en esta temprana etapa que influirá por el resto de la vida.

    De acuerdo con el autor , en la primera infancia el juego es fundamental para los niños y las niñas , y es desde allí donde se debe tener relevancia sobre este, verlo como una forma de aprendizaje el cual, es concebido como la forma natural de centrarlos en el medio que los rodea , de aprender , relacionarse con los otros , entender cómo funciona la sociedad a la cual pertenecen ya que es ahí donde ellos empiezan a desarrollar las dimensiones cognitiva , comunicativa , socio afectiva , corporal , estética , ética y espiritual.
    Según lo anterior, el juego es una parte fundamental para el desarrollo de los niños y las niñas, es por esto que nosotros como docentes innovemos nuestras estrategias metodológicas al momento de impartir nuestra clase.

    Según UNESCO. (1980).
    (..) el juego se considera también como improductivo. Por esta razón es excluido con demasiada frecuencia de la escuela desde el final de la etapa preescolar, “cuando empieza la escuela sería”, quedando reducido a una simple actividad recreativa. Porque “la escuela tradicional se basa en la idea de que en el momento en que el niño empieza a aprender a leer, a escribir, a calcular, en cuanto se trata de impartir conocimientos para la adquisición de títulos o diplomas, el juego no es ya sino una actividad pueril, destinada a ocupar el tiempo libre y a descansar de la fatiga muscular y cerebral. (pág. 19).

    El juego también se ha considerado una actividad de carácter universal, común en la sociedad, siendo este una forma de entretenimiento, estimulante y favorecedor de cualidades morales en los niños como son la honradez, el dominio de sí mismo, la seguridad, la atención, la curiosidad, la imaginación, la iniciativa entre otras habilidades que el niño puede desarrollar.
    En mi práctica docente y hablando con algunos profesores no miran al juego como una estrategia que los ayude al aprendizaje de los niños y niñas, sino más bien, solo como una diversión, la cual no les va a dejar nada de significativo, dejándolo a un lado y siguiendo con sus clases “tradicionales” que hacen que los estudiantes se aburran “El juego desempeña en el niño el papel que el trabajo representa para el adulto. Es su medio de expresión, instrumento de conocimiento, factor de socialización regulador de la afectividad y un medio esencial para la afirmación de su personalidad”. ( Cortés,F & Chalela, M ,2012)

    De acuerdo con las autoras, en indispensable esta herramienta, es más el juego les enseña más que solo unas palabras, cabe resaltar que se requiere que los alumnos no solo vean al juego como una diversión sino también como una forma de aprendizaje, con la cual ellos van a poder aprender de una forma autónoma, ya que el juego les desarrolla ese interés por descubrir el mundo ellos solos, y así dejando en ellos un aprendizaje significativo, por el contrario, si nuestros estudiantes ven al juego solo como una forma de divertirse, esta estrategia fracasaría.

    “Niño jugando, niño aprendiendo” (Calvache,2018)
    REFERENCIAS
    Duarte, R. (2013). EL valor del juego en la primera infancia. Clarín, 25967, Recuperado de https://www.clarin.com/entremujeres/hogar-y-familia/hijos/valor-juego-primera-infancia_0_ByUIaKPXe.html
    Cortés,F & Chalela, M (2012). Psicomotricidad infantil. Bogotá, Colombia: @usantotomas.edu.co
    UNESCO. (1980). El niño y el juego: planteamientos teóricos aplicaciones pedagógicas. Estudios y
    documentos de educacion: Unesco recuperado de: http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001340/134047so.pdf

  4. MILTON RUBÉN IBARRA GUIO

    Mis estudiantes están en edades entre 6 a 7 años, los más pequeños solo quieren jugar y los más grandes ya asumen responsabilidades. Pero todos disfrutan de la lectura y los juegos que impliquen un reto, que aporten a los niños autocontrol, manejo de la frustración, y a mi pensar dejan saberes valiosos en ellos que cualquier otra estrategia de enseñanza.
    Muchos estudios demuestran que al nacer, una de las primeras experiencias que nos acerca al mundo exterior, es el juego, esta condición sigue por varios años hasta entrar a una edad de aprendizajes más formal, la escuela primaria, y no es correcto en realidad, varios expertos recomiendan tomar el juego como parte de nuestra vida, que nos hace individuos más equilibrados. Al respecto Paredes, 2002 (citado por Velázquez & Llull, 2009) afirma “El juego sigue a la vida ser humano en sus diferentes etapas evolutivas, y le ayuda a madurar, crecer, comprender, socializarse y aprender”(p.9). Y que es jugar, es como recortar un trozo de mundo y ofrecerlo a alguien, no importa lo que falte, la fantasía nos ayuda, una experiencia placentera, esto se intenta en la escuela pero la sensación es mucho más débil.
    La escuela debe ser interesante y desarrollante en el niño, ser el mejor implica gusto por hacer y así no existe problema alguno al compromiso, es difícil captar el interés de todos pero el juego lo logra. Las experiencias de clase me demuestran que es más divertido aprender jugando y que en todas las temáticas se pueden implementar algo divertido (rompecabezas, tangram, juego de roles, crucigramas, cuentos y sus moralejas, etc.).
    Afirma Bruner, 1972 ( citado por Barrios, Coronell, & Valmiro, 2014):
    El juego se relaciona con el aprendizaje al permitirles al niño y a la niña descubrir el uso del simbolo. A traves del juego simbólico, el infante resuelve muchos de sus problemas y construye sus deseos al nivel de la famtasía; además, le permite al infante aprender sobre las reglas y convenciones de la sociedad (…)(p.16).
    Es necesario la autonomía y libertad del niño aunque esto no impide plantear algunas reglas a seguir, que muchos podrían considerar tradicionalista pero la verdad es que hacemos parte de una sociedad y esto implica desarrollar el sentido de comunidad y acatar algunas normas para convivir en armonía.
    “No hay juego sin reglas”
    Referencia
    Velázquez, A. G., & Llull, J. (2009). El juego infantil y su metodología. Madrid: EDITORIAL EDITEX, S.A. Recuperado dehttps://books.google.com.co/books?id=IR1yI9xD95EC&pg=PA170&dq=eventos+culturales+en+la+escuela+ni%C3%B1os&hl=es419&sa=X&ved=0ahUKEwiy5v33qTbAhVEtlMKHVOLAjEQ6AEIMzAC#v=onepage&q=eventos%20culturales%20en%20la%20escuela%20ni%C3%B1os&f=false
    Barrios, E. L., Coronell, M., & Valmiro , N. (2014). Juego y lenguajes expresivos en la primera infancia: Una perspectiva de derechos. Barranquilla, Colombia: Editorial Verbum. Recuperado de https://books.google.com.co/books?id=TDW4DQAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=Educaci%C3%B3n+inicial+y+primera+infancia.&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwiRjqr8p6fbAhXRylMKHWRWAAMQ6AEIKDAA#v=onepage&q=Educaci%C3%B3n%20inicial%20y%20primera%20infancia.&f=false

Deja un comentario