BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Inicio / práctica / Emociones y tensión en el aula

Emociones y tensión en el aula

Emociones y tensión en el aula

Un maestro fascinante es maestro de la sensibilidad, sabe proteger su emocionalidad en los momentos de tensión. ¿Qué quiere decir esto? Significa que no deja que la agresividad y las actitudes impensadas de sus alumnos le roben la tranquilidad. Entiende que los débiles excluyen, los fueres acogen, los débiles condenan, los fueres comprenden. Trata de acoger a sus alumnos y comprenderlos, incluso a los más difíciles. (Cury, 2007, p. 82)

En el inicio de mis clases, en uno de mis grados deje una tarea, el día que recibí la tarea quise que cada estudiante fuera leyendo punto por punto, de esta forma, sabría quién hizo o no la tarea, los hacia participar en clase y los iba identificando; estaba llamando por lista, llegó el momento de uno de mis niños y él me dijo, “no hice la tarea”, le pregunte las razones, el con una forma muy ofensiva me respondió “eso pa que”, le dije que le daba una oportunidad más y seguí recibiendo la tarea, se puso a burlarse de sus compañeros cuando leían y a hacer comentarios ofensivos, le llame la atención dos veces pero fueron en vano, a la tercera vez me salí de casillas y hubo un choque muy fuerte entre los dos. Los demás niños quedaron asombrados, porque hasta el momento yo no me había enojado como esa vez y sé que también los demás no tenían por qué aguantar ese regaño. Después de que ocurrió eso, pensé que tal vez lo hubiese podido controlar la situación de forma diferente.

Sé que cometí un error muy notorio, pero me di cuenta de ello, comprendí que debo manejar mejor mis emociones y apaciguar las situaciones que se presenten, Cury me hizo reflexionar más con su frase, así en busca del camino de ser una gran maestra, podré comprender mejor a mis estudiantes y ser más meticulosa en el momento de llamarle la atención a alguno de mis niños.

Las emociones pueden darte muchas sorpresas, de ti depende que los resultados sean positivos. 

 

Referencia

  • CURY, A. (2007). Padres brillantes maestros fascinantes, (año 2007), BARCELONA: PLANETA

Acerca de ... ANYIE CATHERINE PATIÑO CORTÉS

Check Also

SIGNOS DE QUE ALGO NO ANDA BIEN

Es importante que aprendamos a ser buenos observadores debido a veces lo más absurdo puede ...

2 comments

  1. EDWARD MAURICIO MONTENEGRO CÓRDOBA

    Tenemos muy claro que la formación de un docente debe siempre complementarse con el aprendizaje y desarrollo de aspectos sociales y emocionales. Recordemos también que en el acto educativo existen dos roles: docentes y estudiantes, por lo que resulta natural que las emociones fluyan de lado y lado, generalmente como respuesta a lo que cada rol entrega y recibe. Es una situación recíproca.

    Recalcando el papel de las emociones, hay que tener en cuenta que son aquellas que definen el espacio de acciones posibles de realizar en el aula, constituyéndose en un aspecto de gran relevancia para facilitar u obstaculizar los aprendizajes en la educación.

    El caso que aborda el artículo es una muestra de las situaciones que a la larga resultan en experiencias valederas para el docente. En este punto, la mayoría de maestros, aún con formación en habilidades emocionales, deben exponerse y enfrentarse sí mismos para lograr subsanar de la mejor manera posible cualquier conflicto en cualquier escenario, buscando siempre el desarrollo integral de sus estudiantes.

    Cabello, Ruiz-Aranda & Fernández-Berrocal (2010) afirman:
    Así, los docentes con una mayor capacidad para identificar, comprender, regular y pensar con las emociones de forma inteligente, tendrán más recursos para conseguir alumnos emocionalmente más preparados y para afrontar mejor los eventos estresantes que surgen con frecuencia en el contexto educativo. (p.44)

    Dichos eventos son el pan de cada día en nuestra práctica docente y no discriminan estrato social, edad, sexo ni grado escolar. Sin embargo, es en esos momentos cuando he tenido que hacer una pausa, contar hasta 10, tomar aire profundamente y poner la mejor actitud para sonreír y buscar un final feliz. Tarea difícil pero necesaria.

    No olvidemos que el docente tiene la maravillosa particularidad de enseñar también desde el ejemplo y gran parte de ello se logra desde el control de las emociones.

    En el aula, ante un conflicto, más control y menos emoción.

    Referencia bibliográfica:
    Cabello, R., Ruiz-Aranda D. & Fernández-Berrocal, P. (2010). Docentes emocionalmente inteligentes. Revista Electrónica Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 13 (1), 41-49. Recuperado de: http://www.aufop.com/aufop/uploaded_files/articulos/1268615555.pdf

  2. SANDRA MARICELA DELGADO RUALES

    Klein, F. (2011) afirma: ““Un docente que pueda resolver tensiones y conflictos en el aula y también que colabore en la medida de lo posible en resolver otras tensiones que se produzcan en la propia institución educativa.””.(p.18).
    Es cierto que en algunas ocasiones suelen presentarse dificultades en el aula de clase ya sea por el comportamiento o diferencias con sus compañeritos, pero que de alguna manera se han resuelto en su momento y no han llegado a que de mi parte reaccione de manera inadecuada o que mis niños lo tomen a mal; lo contrario he notado en clases con mis docentes titulares, si los niños forman indisciplina los empiezan a regañar, hablarles de manera fuerte y a compararlos con cosas que a su edad los afecta de manera significativa, opino que esa no es la forma de reaccionar y tomar acciones para “corregirlos” o llamarles la atención, no comparto el comportamiento de algunas de las docentes de mi escuela pues con tantos años de experiencia deberían tomar nuevos caminos para resolver de una manera más adecuada estas situaciones.
    Como es costumbre al llegar a mí clase los estudiantes me reciben con un “buenos días profe” demuestran una alegría enorme al notar mi presencia, un día note que dos de mis estudiantes no me saludaron y se quedaron en sus lugares, al pedirles desarrollar una actividad estos niños mostraron desinterés y el rechazo y mala actitud fue muy notoria, no entendía lo que estaba pasando, no realizaron la actividad y empezaron a comportarse de tal manera que llamaron la atención de sus compañeros e hicieron que perdieran ritmo de trabajo en dicho trabajo y la tensión en el aula se tornó un tanto complicada pues los demás estudiantes les empezaron a decir que yo era buena profe y que por ellos les iban a cambiar de profesora que mejor no digan nada, decidí hablar con ellos y su respuesta fue “sus clases no nos gustan” porque nunca nos lleva al aula de computadores, la verdad me asombro mucho y les explique que no era por mi decisión el no llevarlos al aula que esa es una orden de coordinación, en ese instante comprendí que para mis próximas clases debía buscar estrategias para llamar la atención de los niños aunque las clases sean sin computador. La actitud de los niños en las últimas clases cambio mucho y están muy contentos con las nuevas actividades propuestas donde ellos deben interactuar con sus compañeros y manipular algunos materiales.
    GENERAR LAZOS CON LOS ESTUDIANTES DESDE LAS DIFICULTADES.
    BIBLIOGRAFÍA
    klein, f. (2011). Las tensiones en la relación docente-alumno. Una investigación del ámbito. Educativo Aposta, 28.Núm.51. Recuperado de http://www.apostadigital.com/revistav3/hemeroteca/fklein3.pdf

Deja un comentario